La Junta sanciona a Vodafone con 1,85 millones por siete infracciones graves

  • Ve irregularidades en la contratación, las garantías, la publicidad y la información a los consumidores

El Consejo de Gobierno andaluz aprobó ayer la imposición de siete sanciones por 1,85 millones a Vodafone España por infracciones "muy graves" relacionadas con irregularidades en la contratación, en la publicidad y las garantías de sus servicios de telefonía móvil, y en la información a los consumidores. El expediente ahora resuelto se abrió a raíz de una campaña de inspección a servicios de telecomunicaciones desarrollada en 2013 por la Junta, según explicó ayer el portavoz del Ejecutivo andaluz, Miguel Ángel Vázquez.

Quedó probado que Vodafone España realizó publicidad engañosa, infracción que se sanciona con 220.000 euros; no formalizó contratos con usuarios finales de servicios de comunicaciones electrónicas en las modalidades de prepago (350.000 euros), y exigió fianzas para las solicitudes de portabilidad y cobró por la liberación de terminales, incurriendo así en prácticas contra la libertad del consumidor para contratar una prestación (300.000).

Asimismo, la operadora introdujo cláusulas abusivas en los contratos (sanción de 325.000 euros); no aportó información suficiente sobre los procedimientos de extinción o resolución y negó la solicitada expresamente sobre las condiciones generales de contratación (220.000 euros).

Igualmente, incumplió obligaciones derivadas de la garantía al establecer un periodo de un año en el caso de los móviles outlet (220.000) y no atendió los sucesivos requerimientos realizados por la Administración (220.000).

De acuerdo con la legislación autonómica de consumo, estas siete infracciones alcanzan la tipificación de muy graves al concurrir las circunstancias de haberse cometido de forma voluntaria y continuada, tener una alta repercusión en el mercado, afectar a un gran número de personas y estar vinculadas a servicios de uso ordinario y generalizado. Además, en todas las infracciones se produce el agravante de que Vodafone España ya había sido sancionada en ocasiones anteriores.

A esto se añade que la empresa cometió las infracciones valiéndose de su posición dominante en su sector. Según datos de la Comisión de los Mercados y la Competencia, en 2013, Vodafone encabezaba la cuota de mercado andaluza de telefonía móvil en la modalidad de contrato (28,88% y más de 1,61 millones de líneas).

Para la asociación de consumidores Facua, las multas aplicadas por la Junta son "ridículas". Criticó que, "una vez más, el Gobierno andaluz no ha incluido el comiso de las cantidades con las que se ha beneficiado la empresa gracias a sus prácticas fraudulentas". Además, insistió en que "las cuantías de las sanciones están muy por debajo del máximo establecido en la legislación andaluza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios