Konecta, el sueño de un andaluz en Madrid

Bollullos de la Mitación es una localidad sevillana de 9.000 habitantes. En su término municipal se levanta la sede andaluza de la multinacional Konecta, dedicada a realizar servicios externos para las empresas, entre ellos marketing, empleo y consultoría. Da trabajo, sólo en Bollullos, a unas 1.800 personas, dedicadas al Bussiness Process Outsorcing, es decir, a gestionar los objetivos de negocio del cliente de la forma más eficiente. La planta lleva en el pueblo desde 2005, después de que el presidente ejecutivo, José María Pacheco Guardiola, decidiera que Konecta tuviera implantación en Andalucía. En la región también hay cuatro oficinas de empleo temporal, en Sevilla, Algeciras, Cádiz y Málaga, hasta sumar 2.000 trabajadores en Andalucía.

Pacheco Guardiola es sevillano, pero lleva fuera de su ciudad 20 años. Konecta, la compañía que fundó en 1999, factura cerca de 300 millones, tiene 12.000 empleados, 6.000 de ellos indefinidos, y opera en 10 países. Su presidente participó ayer en el ciclo Generar tejido empresarial en Andalucía. Conversaciones sobre empresa, que organiza la Fundación Valentín de Madariaga-MP. Explicó, entre otras cosas, la razón de la expansión de Konecta en Andalucía. "Andalucía tiene la ventaja de que el suelo es más barato, tiene buenas infraestructuras y una ventaja importante en comunicaciones; además, hay calidad de vida; eso repercute en el trabajo y va en beneficio de la productividad".

La experiencia de Bollullos ha sido tan positiva que Pacheco Guardiola ya se plantea seriamente buscar otro emplazamiento en la región. En el coloquio posterior a su conferencia, el ex consejero y presidente de Cartuja 93, Isaías Pérez Saldaña, ofreció al presidente de Konecta los terrenos de la Cartuja al servicio de su proyecto.

La charla del empresario versó sobre el secreto de su éxito. En lo personal, trabajaba en Hispamer Banco Financiero (ahora Santander Consumer) cuando ofreció a la firma para la que trabajaba la posibilidad de externalizar algunos de sus servicios. El banco aportó parte del capital y con 300.000 euros nació una empresa que ahora tiene 48 millones de beneficios. De ellos, dos son para pagar los dividendos y el resto se utiliza para reinvertir, una política que ha generado unos recursos propios de unos 80 millones. Ello ha permitido, entre otras cosas, la creación de la Fundación Konecta, que ha dado trabajo a 2.000 personas en riesgo de exclusión social. Otra clave es la diversificación. "Si en 2002, el Santander era el 80% de nuestro negocio, hoy representa menos del 20% y tenemos una cartera de 400 clientes", dijo Pacheco. También destaca la internacionalización: el 30% del beneficio procede del extranjero.

¿Recetas para afrontar la crisis? Apunta dos: que los pagos se hagan en 30 días como máximo por ley, porque alargar los plazos es "asfixiar el mercado", y que se ponga freno al absentismo laboral, causa, según Pacheco, de un descenso de un 10% de la productividad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios