Obama: "El plan de estímulo es sólo el inicio del largo camino hacia recuperación"

  • El presidente de EEUU reconoce que otro de los principales desafíos de su Gobierno es controlar la "explosión" del déficit presupuestario.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó hoy que el plan de estímulo económico, de 787.000 millones de dólares, es apenas "el primer paso" en el difícil camino hacia la recuperación, proceso que dominará su agenda política la próxima semana.

Durante su discurso del sábado difundido por radio e internet, Obama dijo que el "camino que tenemos por delante es largo y está lleno de peligros", y reconoció que un desafío paralelo del Gobierno es controlar una "explosión" del déficit presupuestario.

El plan, promulgado el martes pasado, es el "más profundo de la historia" pero "es apenas el primer paso en el camino a la recuperación económica", afirmó.

"Y no podemos dejar de completar ese camino", resaltó Obama, que lleva un mes en el poder.

Para el mandatario, dicho proceso es tortuoso porque EEUU afronta simultáneamente una crisis inmobiliaria, un sector bancario que requiere estabilización, la necesidad de flexibilizar el crédito a particulares y negocios, y la urgencia de reformar el sistema que regula al sector financiero.

El plan aprobado por el Congreso el pasado 13 de febrero tiene como objetivo crear o preservar 3,5 millones de empleos en los próximos dos años, e incluye recortes de impuestos, ayudas para los gobiernos locales y estatales, fondos para la infraestructura y para programas sociales.

La mayoría de los expertos considera que aunque se trata de la mayor intervención del Gobierno en la economía desde la Segunda Guerra Mundial, la recuperación empezaría solamente a finales de 2009.

Eso se debe al descalabro del sector inmobiliario, la inestabilidad del mercado financiero y la continua pérdida masiva de empleos que, a su vez, ha provocado una caída en el consumo.

Por ello, Obama ordenó al Departamento del Tesoro que comience desde hoy a reducir los impuestos al 95 por ciento de las familias, con el propósito de incentivar el consumo, que supone poco más del 60 por ciento del Producto Interno Bruto de Estados Unidos.

Con esta medida, una familia promedio comenzará a percibir unos 65 dólares adicionales en sus salarios mensuales para el próximo 1 de abril, aseguró.

Al amparo del plan de estímulo, los contribuyentes individuales recibirán un recorte tributario de hasta 400 dólares, y las parejas de hasta 800 dólares, dependiendo de sus ingresos salariales.

Consciente de las críticas a dicha iniciativa, Obama subrayó que otra tarea de su Administración será recuperar la salud fiscal del país, que por ahora afronta un déficit de un billón de dólares.

Este asunto, según refirió Obama, se abordará de lleno el próximo lunes durante una "cumbre fiscal" que agrupará en la Casa Blanca a expertos económicos, líderes demócratas y republicanos del Congreso, y representantes gremiales y de grupos cívicos.

Obama continuará su ofensiva política el martes próximo, cuando dé un discurso ante ambas cámaras del Congreso -en horario de máxima audiencia- para hablar de las "prioridades urgentes" de la nación.

El jueves, presentará al Congreso su propuesta presupuestaria para el resto del presente ejercicio fiscal, con el objetivo de lograr un plan "serio" sobre inversiones futuras, libre de excesos y con miras a "restablecer la disciplina fiscal", dijo.

En referencia al discurso de Obama, el legislador Dave Camp, el republicano de mayor rango en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, dijo que, si bien es cierto que las familias y negocios estadounidenses "están sufriendo", tampoco se puede salir del atolladero con dinero prestado.

Camp reiteró la queja del grupo parlamentario republicano de que los demócratas impusieron su voluntad con un plan de estímulo cuyo costo global ascenderá a 1,1 billones de dólares.

Esa suma no incluye el monto destinado a ayudar a la banca y a los dueños de vivienda que afrontan el riesgo de embargo, subrayó.

Los republicanos, precisó, quieren trabajar con Obama para resolver los problemas fiscales de EEUU, pero de forma responsable que no perjudique a futuras generaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios