Obama refuerza al Estado para atajar los abusos del sistema financiero

  • Presenta la mayor reforma bancaria desde la Gran Depresión · El Gobierno podría tomar el control de las empresas con problemas

El presidente de EEUU, Barack Obama, presentó ayer su propuesta de reforma del actual sistema financiero que pasa por otorgar más instrumentos al Gobierno para controlar o incluso liquidar grandes empresas que puedan poner en peligro la economía del país en caso de bancarrota, y por dar mayor poder a la Reserva Federal (FED) para evitar en el futuro nuevas crisis.

En una esperada comparecencia en la Casa Blanca, Obama afirmó que "nosotros no elegimos cómo comenzó esta crisis, pero tenemos una opción en el legado que nos deja. Por eso mi administración ha propuesto una revisión exhaustiva del sistema regulatorio financiero, una transformación a una escala nunca antes vista desde la Gran Depresión", anunció.

La propuesta de Obama plantea desde obligar a todas las empresas no financieras que operan al margen del sistema bancario a estar supervisadas por las autoridades, hasta ejercer un mayor control sobre productos financieros como las tarjetas de crédito o las hipotecas, y la creación de una oficina que velará por la protección de los consumidores.

De aprobarse esta reforma, la Fed se convertiría en una institución con mayor poder para supervisar a las empresas que puedan representar un peligro para la estabilidad financiera, incluidas aquéllas que no pertenezcan al sector financiero, y en tiempos de crisis el Gobierno federal tendrá autoridad para controlar o incluso liquidar firmas que puedan suponer una amenaza para el sistema.

El presidente pretende aumentar la disciplina y la transparencia de los mercados y para reconstruir la confianza plantea la creación de un Consejo de Supervisión de Servicios Financieros que deberá identificar posibles riesgos sistémicos y mejorar la cooperación interinstitucional, así como un nuevo supervisor bancario.

La propuesta también incluye el desmantelamiento de la Oficina de Supervisión de Entidades de Ahorro y Préstamo (OTS) y frenará la fusión de dos instituciones rivales, la Comisión del Mercado de Valores y la Comisión de Regulación de los Mercados de Futuros sobre Activos no Financiero.

Obama volvió a cargar las tintas contra los "abusos" de Wall Street y la falta de liderazgo político en Washington, pero fundamentalmente contra los mercados, que llevaron tanto a las familias estadounidenses como a las grandes empresas a asumir "riesgos" que terminaron en la actual crisis.

Con todo, consideró que pese a los "difíciles" momentos que atraviesa su país está convencido de que volverá a demostrar que está preparado para seguir llevando las riendas de la economía global. "Por eso estas reformas son tan importantes, porque ayudarán a los estadounidenses a seguir viviendo su propio sueño", indicó Obama, que invitó a los líderes del Congreso a trabajar para aprobar la reforma.

El proyecto presentado por Obama y su equipo económico representa la reforma más ambiciosa del sistema financiero desde la recesión de los años 30 y una vez hecho público será trasladado al Capitolio para que comience el proceso de negociaciones entre demócratas y republicanos en la Cámara de Representantes y el Senado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios