Osborne mantiene su beneficio pese a la ligera caída de las ventas

  • El grupo cerró 2008 con unas ventas de 270 millones, un 3,5% menos · Las bebidas espirituosas y los productos ibéricos, los principales nichos de negocio

Grupo Osborne cerró el ejercicio 2008 con unas ventas netas de 270 millones de euros, lo que representa un descenso del 3,5% respecto al ejercicio anterior, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) descendió un 5,2%, hasta los 35 millones de euros, informó la compañía.

Pese a estas "ligeras" caídas, el grupo destacó que mantuvo la cifra de beneficio neto respecto al año anterior, en un contexto económico y de consumo "especialmente complicado".

Las líneas de negocio de la compañía que más aportaron a los resultados en 2008 fueron las de bebidas espirituosas (32%) y jamones y productos derivados del cerdo ibérico (32%), seguidas de aguas minerales y zumos (25%) y vinos (11%).

El presidente de Osborne, Tomás Osborne, destacó que "en un contexto complicado de crisis económica internacional, de contracción de la demanda y específicamente de reducción del consumo en hostelería, la compañía está muy orgullosa de unos resultados que demuestran la fortaleza de sus marcas y la solidez de su modelo de negocio".

"Hemos demostrado saber reaccionar de forma rápida a la situación del mercado, lo cual nos ha permitido cerrar un ejercicio muy satisfactorio, consolidar la compañía y prepararla para retos nuevos e ilusionantes", subrayó.

En cuanto a las previsiones de 2009, la compañía indicó que las perspectivas son "complicadas", dentro de un contexto de crisis económica, de descenso generalizado del consumo y de incertidumbre. No obstante, informó de que la compañía ha implantado medidas de contención del gasto y activación de ventas con las que "confía superar el entorno de crisis con el mismo éxito que ya lo ha hecho en 2008". De esta manera, señaló que las cifras de ventas de los primeros meses del año muestran "un ligero" descenso provocado por la caída del consumo de vino y del canal de hostelería. No obstante, apuntó que "hay ciertos hechos muy destacables en Osborne, que han tenido lugar en los primeros meses de este ejercicio".

En primer lugar, el lanzamiento de la nueva identidad corporativa, con una nueva marca "más moderna e integradora", que recoge todos los valores de la compañía y agrupa a todos los negocios bajo la marca Osborne.

Asimismo, apuntó la puesta en marcha del negocio de licencias del Toro de Osborne con varias finalidades: "prestigiar y modernizar la marca, protegerla de la lucha contra el fraude y, además, crear una vía adicional de ingresos para la compañía".

De igual manera, destacó los nuevos acuerdos para distribución de marcas de terceras compañías como Seagram's Vodka, que deberá ser una prolongación del éxito cosechado con Seagram's Gin; Monster, bebida energética líder en EEUU, complementaria en su posicionamiento a la marca Toro XL de Osborne; Ayala, champán francés del Grupo Bollinger. Respecto a los nuevos lanzamientos en la Unidad de Vinos, señaló Cumbre 2005, D.O. Rioja, Verdemar, D.O. Rías Baixas, y Solaz Selección Familiar y Rosafino, ambos de la Tierra de Castilla elaborados por Osborne en Malpica de Tajo (Toledo). Además, apuntó que la plena incorporación de las marcas de brandy adquiridas a Pernod Ricard en 2008 tendrá "una repercusión relevante en las cifras de ventas y beneficio de este ejercicio en curso".

Osborne aseguró que continúa abierta "a movimientos que refuercen la estrategia de los últimos años, tanto mediante adquisiciones como a través de alianzas que impulsen la presencia de la compañía en sus mercados actuales y favorezcan su penetración en otros .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios