El Puerto de Huelva auspicia la creación de la zona franca en sus instalaciones

Si el presente es tan bueno como para haberse colocado en el cuarto lugar en el ránking nacional, el futuro del Puerto de Huelva es espléndido. Lo que se ha hecho y más aún lo que queda por hacer, permite augurar con garantías que las posibilidades de desarrollo económico y de empleo que traerá consigo, son más que esperanzadoras. Esta es la tesis que defendió Javier Barrero, presidente de la Autoridad Portuaria onubense en el Desayuno Informativo que organizó el Grupo Joly con el patrocinio del Banco Santander en la Casa Colón de Huelva. Ante buena parte del tejido social y especialmente empresarial de la provincia, Barrero desgranó las líneas generales de lo que serán las instalaciones portuarias en un futuro cercano, marcadas en cualquiera de sus ámbitos por una consolidación de los llamados tráficos cautivos (aquellos que están más que asentados en sus muelles y tienen más complejo el moverse de ellos) como de los que se pretende consolidar, sobre todo el de contenedores, sin descuidar los cruceros y los ferris.

En cualquier caso, tampoco quiso ahorrar a la hora de descubrir dos objetivos que, sin duda, marcarán el futuro del puerto de Huelva y, por extensión, de toda la provincia. La primera de ellas, una sorpresa fuera de los círculos empresariales en los que la idea se ha fraguado en los últimos meses y que no ha sido sino hasta la llegada de Barrero a la Autoridad Portuaria, cuando ha madurado hasta el punto de hacerse pública, y es la pretensión de la creación en el recinto portuario de una zona franca. Se trataría de aprovechar las oportunidades que ofrece un recinto de este tipo, especialmente fiscales, que permiten abaratar los costes para las mercancías que se encuentren en tránsito, lo que aumentará la competitividad de las empresas. El proyecto, aún en fase muy embrionaria, cuenta con el respaldo del empresariado onubense, de hecho encontró en él su génesis y su cómplice al Puerto de Huelva, que aportará de la superficie necesaria para su instalación.

Será uno de los proyectos estrellas que el puerto tiene entre manos en un futuro inmediato que estará marcado por el desarrollo íntegro de un Plan de Inversiones que se irá hasta los casi 221 millones de euros en el próximo cuatrienio. La mayor parte de ellos -casi 84 millones- irán a parar a mejoras en infraestructuras, en especial de "la capacidad de acceso marítimo, la ampliación de las redes de servicios y de las líneas de atraque" fruto de la ampliación de las actividades que se prevé realizar en los próximos años, con la apuesta por el movimiento de contenedores y el refuerzo de los graneles sólidos y líquidos que constituyen la base de sus actividades.

En este sentido, habrá casi 61 millones de euros a la ampliación y mejora de los accesos al Muelle Sur, a "la finalización de la nueva terminal ferroviaria, que en la actualidad se encuentra en obras que finalizarán de seguir los actuales ritmos en el mes de diciembre", el área intermodal y la Zona de Actividades Logísticas que suponen un crecimiento indispensable a la hora de entrar en las redes logísticas internacionales que canalizan la mayor parte del comercio mundial.

El resto de las inversiones previstas, se completan con 23,5 millones para innovación en la gestión, que pasan por renovar los sistemas de innovación ambiental y eficiencia energética, y 52,5 millones para otra de las joyas de la corona portuaria, como es el proyecto Puerto Ciudad. Ya puesto en marcha el Paseo de la Ría -"el mejor paseo de España" según Barrero- continuarán las obras de acondicionamiento de la margen izquierda de la ría y la conclusión de lo recientemente inaugurado -derribo de naves y la construcción de una pasarela peatonal en el muelle Río Tinto-, la integración urbana del Muelle de Levante y la rehabilitación del Muelle de Tharsis.

Fue la suya una intervención que comenzó con García Márquez y terminó con Ernest Hemingway que marcada por dos elementos comunes que el presidente del Puerto de Huelva saca a relucir tan pronto como tiene oportunidad; el carácter onubense del mismo y de una manera muy sentida, el de los 200 trabajadores que prestan sus servicios en los distintos departamentos a quienes hace "responsables" del crecimiento espectacular que ha tenido en los últimos meses. La historia de la que hace gala, que parte de los tartessos, parte de una posición geoestratégica que es la que se intenta aprovechar para impulsar el crecimiento actual. La cuarta posición que hasta el pasado mes de mayo ostentaba entre los puertos nacionales, es "coyuntural", pero las tendencias que se esconden tras los números confirman que se trata de un aumento "sostenido" y en aras a "consolidarse en los próximos meses". Situado en todas las encrucijadas de los nodos de transporte, tanto nacionales como mundiales, las 1.700 hectáreas lo sitúan como el puerto más extenso de todo el país, una superficie que le permite contemplar "enormes posibilidades de desarrollo".

Barrero se refirió a uno de los hitos que ha impulsado en los últimos meses, como es la creación de HuelvaPort, una "asociación que ayudará en darle visibilidad al puerto y que logrará que se entienda que es una cosa de todos". Será una de las herramientas que se utilizará para el siguiente objetivo, el "atraerse los tráficos portuarios de Extremadura y que entiendan que Huelva es su puerto, así como atraer nuevos tráficos entre los que se encuentran las producciones hortofrutícolas que no podemos permitir que se sigan exportando por otros lugares que no sean el de Huelva".

Por último, reclamó una mayor competencia entre los puertos, así como conseguir "más autonomía que permita aumentar el personal y los salarios, que son los mismos que hace cinco años", para lo que pidió más participación a Puertos del Estado. Al hilo de esto, concluyó con una referencia a la anterior ministra de Fomento, Ana Pastor, a quien deseó "suerte, porque hemos compartido muchos años juntos y tenemos una buena relación a pesar de las lógicas diferencias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios