Recetas contra el millón de parados

  • Empleo ultima otro plan Memta y gestionará los contingentes de extranjeros

La crisis engorda el paro y la Junta procura retratarse, sin éxito hasta la fecha, como una administración preparada para enderezar las cosas. Nadie gana a Andalucía en términos absolutos: 944.000 parados, casi el 25% de los 4 millones que ya suma España, y la segunda peor tasa de desempleo tras Canarias. Cierto que la estructura social, con muchas personas incorporadas por vez primera al mercado de trabajo, empaña la coyuntura, pero la Consejería de Empleo, primera autoridad en la materia, sabe que el tiempo vuela y que cualquier demora extra en la reacción estadística perjudica las aspiraciones de continuidad del PSOE y la imagen de la comunidad como país emergente de la UE.

En su recorrido hacia la recuperación, el departamento comandado por Antonio Fernández concede la máxima relevancia al diálogo social. CEA y sindicatos son miembros del Servicio Andaluz de Empleo y, como tales, lo cogestionan. El Consejo Andaluz de Relaciones Laborales y el sistema extrajudicial de resolución de conflictos contribuyen a la paz entre las partes. Son buenos argumentos de la Consejería para augurar estabilidad en pleno chaparrón, pero nadie sabe cuánto durará la tregua. Ningún mecanismo de integración contentará a los sindicatos si la patronal logra finalmente lo que pide: despidos más baratos y jubilaciones más lejanas. El muy reciente Primero de Mayo muestra definitivamente la evolución del lenguaje sindical, que avanza desde la camaradería incondicional hacia la estación final de la huelga. A pesar de este creciente malestar, nunca antes UGT y CCOO se mostraron tan condescendientes con Gobierno alguno, sea o fuere nacional o autonómico.

Fernández también tirará de nuevas competencias. Su homólogo estatal, Celestino Corbacho, se ha comprometido a acelerar traspasos tan relevantes como la coordinación de los contingentes de trabajadores extranjeros. "La administración más cercana debe gestionar el volumen de demanda para no crear falsas expectativas", arguyen fuentes de Empleo. Habrá asimismo más planes de choque. La segunda edición del Memta está en marcha y pretende colocar a 4.830 parados. Luego están los encajes de bolillos: Griñán prometió al menos un empleo por familia para sortear el espectro de la exclusión, esa masa de gente sin prestación ni subsidio cuyo tamaño nadie se atreve a calcular. "El objetivo es que realmente diseñemos una política activa de empleo, no una política asistencial", apuntan las mismas fuentes.

Sobre la mesa está la nueva Estrategia Andaluza de Seguridad Laboral. Objetivo: más compromiso empresarial. Y mayor credibilidad entre los sindicatos, muy reacios a concederle méritos a una Inspección que consideran desmantelada desde hace años. La última pata, la más , es la del trabajo femenino. Aunque la tasa de actividad de la mujer ha crecido cuatro veces más que la del hombre, la distancia entre ambas es aún de 20 puntos. Los próximos meses dirán si alguna de estas recetas ayuda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios