Repsol y la coreana SKL invertirán 250 millones en una planta en Cartagena

  • Levantarán una factoría de lubricantes de última generación que dará empleo a 80 personas a partir de septiembre de 2014

Repsol y la compañía coreana SKL invertirán 250 millones de euros en la construcción en el Valle de Escombreras, en Cartagena, de una factoría de lubricantes de última generación, que se llamará SKSol. El proyecto dará empleo a 350 personas durante la fase de construcción, cifra que puede llegara a alcanzar las 900 en las etapas de mayor intensidad. Una vez en funcionamiento, a partir de septiembre de 2014, la planta dará trabajo estable a 80 personas de forma directa y a otras 80 de manera indirecta.

Así lo comunicó ayer el consejero de Universidades, Empresa e Investigación, José Ballesta, tras reunirse con el director de la refinería Repsol de Cartagena, José Luque, y el director general de la empresa SKSol, José Sancho.

La factoría comenzará a construirse en julio y contará con una superficie de 81.500 metros cuadrados. La previsión es que sea capaz de producir el 20% del total del lubricante que consume en el mundo, y el 40% del total que se adquiere en la UE, según explicó Ballesta.

El producto saldrá de Cartagena mayoritariamente por barco, aunque también se emplearán camiones cisterna para una pequeña parte. El consejero indicó que el lubricante que producirá la factoría es tan innovador que permitirá cambiar el aceite de los vehículos cada 30.000 kilómetros, en vez de cada 10.000. Además, Sancho añadió que, gracias a su viscosidad, el producto es "muy estable" y favorece una disminución del consumo de combustible por parte del coche, de entre el 1% y el 2% del total.

Ballesta destacó que "se trata de un proyecto de inversión en uno de los sectores estratégicos de la economía regional, el energético, que significará un importante revulsivo tanto para la economía local, como para el empleo".

SKSol centrará su producción en lubricantes de última generación, formulando un total de 525 kilotoneladas de bases lubricantes y 95 de combustibles comerciales al año. Se estima que ello se corresponda con unos ingresos anuales de 515 millones de euros. Según el consejero, "esta planta contribuye a situar al Valle de Escombreras como polo energético nacional de primer orden, ya que suma 620 kilotoneladas de lubricantes a la producción anual de 11.272.000 toneladas de productos petrolíferos, con las que ya cuenta la región gracias a la reciente ampliación de la refinería de Repsol".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios