Ruiz-Mateos pide perdón a la juez de Palma y está dispuesto a declarar

  • Exige a Ángel de Cabo que le devuelva sus empresas por incumplir sus compromisos

Comentarios 1

El fundador de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, pidió ayer perdón a la juez de refuerzo del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, María Pascual, a quien la pasada semana tachó de la "mujer más mala" que había conocido en su vida, al tiempo que mostró su disposición a trasladarse a declarar. "Con respecto a lo sucedido el pasado miércoles, 29 de agosto, quiero que sepa que si realmente no fue como yo lo interpreté le pido perdón", afirmó el empresario en una carta remitida a la juez, quien ese mismo día dictó un auto de libertad provisional para Ruiz-Mateos, tras negarse a declarar por una presunta estafa de 13,9 millones de euros en la compraventa de un hotel de Mallorca.

Además, el empresario exigió al actual propietario de Nueva Rumasa, Ángel de Cabo, que le devuelva las empresas que le vendió en septiembre de 2011 por haber incumplido los compromisos con los inversores y tenedores de pagarés. Según un portavoz de Ruiz-Mateos, cuando De Cabo se hizo con el conglomerado empresarial - "una operación a la que él siempre se opuso"- una de las condiciones "sine qua non fue que tratara la problemática de los pagarés y pagara a los tenedores". Sin embargo, pasado casi un año del acuerdo, De Cabo "está aprovechando la coyuntura para enriquecerse".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios