S&P da a Grecia la peor calificación del mundo

  • Los ministros de Finanzas de la Eurozona se reúnen hoy de urgencia para cerrar el rescate

Comentarios 2

La agencia de medición de riesgos Standard & Poor's (S&P) volvió a rebajar ayer la calificación de la deuda soberana de Grecia, de B a CCC, es decir, en tres peldaños, con perspectiva negativa, y la hundió así aún más en la categoría de bono basura. Grecia obtiene la peor calificación de entre todos los países analizados por S&P, y se queda a tan sólo a dos escalones por encima del impago.

En un comunicado, la agencia señaló que esta rebaja "refleja nuestra opinión de que hay una probabilidad significativamente alta de uno o varios impagos, tal y como están definidos por nuestros criterios de pago en tiempo y formal, relacionados con los esfuerzos de los donantes oficiales de crédito de cerrar una emergente brecha de financiación en Grecia".

Ante la gravedad de la situación de Grecia, los ministros de Finanzas de la zona euro celebrarán hoy una reunión extraordinaria en Bruselas en la que tratarán de consensuar una solución para sus cuentas. El encuentro, que no estaba previsto, fue organizado aprovechando una cena de trabajo que van a mantener los titulares de Finanzas de toda la Unión Europea (UE) para discutir sobre la reforma de la disciplina fiscal. El Eurogrupo discutirá en Bruselas de las "posibles vías para avanzar sobre Grecia", explicó una de las fuentes europeas consultadas.

Actualmente, la UE debate la posibilidad de otorgar un segundo paquete de ayuda a Grecia, que podría ascender a 90.000 millones de euros, para cubrir las necesidades de financiación del país hasta 2014. Un tercio de esta segunda ayuda será facilitado por la UE y el FMI, una tercera parte provendrá del programa de privatizaciones heleno y el resto corresponderá a los acreedores privados de Grecia, punto que constituye el mayor foco de desencuentros.

Alemania defiende una prórroga de siete años en los vencimientos de los bonos griegos, opción que es vista con reticencia por el Banco Central Europeo, uno de los principales acreedores de Grecia y contrario a cualquier contribución privada que pueda ser interpretada como una reestructuración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios