La suma de Suraval y Avalunión se cerrará en un año y creará la quinta firma de avales a pymes

  • La fusión de las sociedades de garantía recíproca andaluzas dará a luz una entidad con un riesgo vivo de más de 500 millones

"Era una fruta que con el tiempo tenía que caer". Así se refirió ayer el presidente de Suraval, Rafael García Hernández-Ros, a la ansiada, y próxima, fusión de su entidad con la granadina Avalunión. La suma de las dos únicas sociedades de garantía recíproca andaluzas era algo esperado. Tras la integración de la cordobesa Crediaval en la sevillana Suraval en 2008, era el paso que faltaba para consolidar un sector dedicado al aval de pymes para la obtención de préstamos bancarios en condiciones ventajosas.

"El proceso no está avanzando todo lo rápido que deseamos, pero lo importante es que ya estamos en el camino", indicó García Hernández-Ros. Algo que secundó el consejero delegado de Suraval, Pablo Millán, que recordó que los consejos de administración de ambas entidades ya han dado luz verde a la operación. De momento, ya se han encargado las due diligence que determinarán cuál es la situación real en la que se encuentran las dos firmas y, más adelante, tendrán que abordar las formalidades administrativas. "En menos de un año, la unión debe estar cerrada; la lógica debe imponerse para no perder el tiempo y el dinero que se ha perdido en el proceso de fusión de las cajas", apostilló el presidente.

La entidad resultante contará con un riesgo vivo superior a los 500 millones de euros y casi 13.000 socios, con lo que se colará en el top five de las sociedades de garantía recíproca de España. "En nuestro país hay 23 entidades de este tipo y nos situaríamos en la cuarta o quinta posición tras la unión", avanzó Millán.

Hoy por hoy, Suraval ocupa "el octavo o noveno lugar en el ranking nacional", según su consejero delegado, una posición similar a la de Avalunión, que cuenta con un volumen de riesgo vivo parecido al de la sevillana. Ésta, con 256,4 millones de euros, adelantó en 2010 a la granadina -cerró el ejercicio con 248,2-, líder hasta entonces del panorama andaluz.

"En los últimos dos años nosotros hemos tenido un mejor comportamiento que Avalunión, pese a que la crisis no nos ha permitido crecer todo lo que queríamos", señaló el consejero delegado de Suraval. La entidad mantuvo su cifra de riesgo vivo entre 2009 y 2010 -aunque aumentó el número de operaciones avaladas un 16,5%, hasta las 545, lo que quiere decir que el importe medio se redujo considerablemente-, mientras que Avalunión la disminuyó casi un 10%. Entre las dos suman casi 13.000 socios, 8.000 de la primera -3.000 de ellos con avales vivos- y 4.657 de la segunda.

"El año 2011 está siendo peor de lo esperado -el arranque ha sido muy flojo-, por lo que nuestras previsiones de cierre pasan por repetir el volumen de operaciones de 2010", avanzó Millán. Los directivos de Suraval reconocieron lo complicado de los últimos ejercicios, lo que ha motivado que el flujo de financiación no termine de crecer de manera significativa y que hayan tenido que endurecer también las exigencias a las pymes que buscan aval. "Miramos su historial con lupa -si tienen dificultades, están en el Asnef u operan en sectores con poco dinamismo-, pero aún así hemos incrementado el número de operaciones formalizadas", apuntó Millán. Suraval mantiene acuerdos con más de 25 entidades financieras y sus recursos propios alcanzan los 27 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios