Trichet pide sancionar en la UE a quienes incumplan el control presupestario

  • El presidente del BCE insiste en que el reto para los gobiernos es hacer creíble sus programas de ajuste y de reformas estructurales.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet,ha pedido este viernes sanciones casi automáticas para los países que incumplan sus compromisos presupuestarios en la UE, e insistió en que el reto para los gobiernos es hacer creíble sus programas de ajuste y de reformas estructurales.

Trichet, en una comparecencia ante la prensa en París, dijo que con el actual marco institucional europeo se pueden "hacer grandes progresos" para llegar a "una casi automaticidad de la vigilancia y de las sanciones". Tras lamentar que el espíritu del Pacto de Estabilidad y Crecimiento fuera "debilitado" porque así lo quisieron los grandes países en la reforma de mediados de la pasada década, argumentó que "la lección del presente es la necesidad de aplicar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento tal y como fue creado".

"Debemos sacar todas las lecciones de esta situación" y "la principal es reforzar la gobernanza económica de la zona euro" con "la vigilancia seria de las políticas macroeconómicas" y "la aplicación del Pacto de Estabilidad", señaló. El presidente del BCE, que no quiso pronunciarse específicamente sobre las últimas medidas de ajuste anunciadas esta semana por el Gobierno español, indicó que el mensaje para todos los países es que tienen que "dar todas las medidas que hagan creíbles los objetivos en materia presupuestaria". También han de "adoptar todas las medidas de reforma estructural que permitan elevar el ritmo de crecimiento potencial" a un nivel mayor que el actual, añadió.

Trichet desechó la idea de añadir un mandato sobre la creación de empleo al de la estabilidad de los precios y recordó que cuando se creó la institución los europeos "reflexionaron mucho" sobre el objetivo que debía marcarse. "La casi totalidad de los bancos centrales tienen como objetivo la estabilidad de precios", que "es una condición necesaria para el crecimiento a medio y largo plazo, y para la creación de empleo a medio y largo plazo", constató.

Interrogado sobre si los bancos han hecho y hacen lo suficiente para atajar la amenaza de un colapso financiero, constató que la cooperación internacional "progresa" y que el sistema de gestión económica global "funciona", como lo muestra la masiva intervención de los bancos centrales, equivalente al 27% de la riqueza mundial. Trichet estimó que la expresión guerra de divisas "no corresponde a la realidad que vivimos", aunque admitió que hay "países sistémicos emergentes", y "no sólo China", cuyas monedas "deberían ser progresivamente más flexibles", una cuestión sobre la que "hay consenso" internacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios