La UE pide a Grecia que se resigne con los recortes porque no hay alternativas

  • Bruselas exige a la clase política helena que apruebe el nuevo plan de ajuste de su Gobierno. Los líderes del eurogrupo solicitan que se apruebe un segundo rescate en julio.

Comentarios 7

La Unión Europea ha urgido al conjunto de la clase política griega a apoyar las nuevas medidas de ajuste y el plan de privatizaciones del país como único camino para continuar recibiendo el apoyo exterior y evitar las terribles consecuencias que acarrearía una bancarrota. Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE repitieron esta idea de manera insistente en las distintas declaraciones que hicieron esta tarde en el marco de la cumbre europea de dos días que comenzó este jueves en la capital belga, con la crisis griega como telón de fondo. "No hay un plan B", advirtió el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, antes de participar en la reunión.

La Unión Europea exige que la clase política helena escenifique su apoyo al programa de asistencia financiera internacional mediante la aprobación parlamentaria de las nuevas medidas de ajuste por valor de 28.000 millones, en una votación prevista para el próximo martes. Sin embargo, el líder de la oposición helena, el conservador de Nueva Democracia Antonis Samaras, rechaza las medidas impulsadas por el Gobierno socialista, por considerar que Grecia necesita una política distinta a la consolidación fiscal, "que garantice que la economía se recupera", tal y como él mismo expresó tras asistir a la reunión del Partido Popular Europeo (PPE), previa a la cumbre.

Muchas de las declaraciones de los líderes iban encaminadas vencer la resistencia de Samaras en este sentido, apelando a su sentido de la responsabilidad. La canciller alemana, Angela Merkel, instó a la oposición griega a "hacer honor a su responsabilidad histórica" y a aprobar las medidas; mientras que la líder lituana, Dalia Grybauskaité, llegó a decir que la clase política helena se había comportado de manera irresponsable en el pasado.

El propio primer ministro griego, Yorgos Papandréu, consideró que "es muy importante que cualquier político griego sea responsable porque hay mucho por hacer en Grecia". Papandréu pidió a la Unión Europea que muestre un "compromiso firme" con su país, pues este gesto permitiría impulsar un voto favorable del Parlamento griego, la próxima semana. "Creo que si hay un fuerte compromiso de la Unión Europea también habrá un fuerte compromiso del Parlamento griego y podremos avanzar juntos", dijo.

Los líderes comunitarios tratan de pactar una declaración de apoyo explícito a Grecia durante la cumbre, aunque según las primeras versiones, el texto no hará mención explícita al próximo desembolso de ayuda y sí mencionará la necesidad de que las fuerzas políticas griegas escenifiquen su apoyo al programa como condición previa de acceso al dinero. Otras fuentes explicaron que el texto será más general y aludirá a la situación de los otros países rescatados (Irlanda y Portugal).

Papandréu mantuvo una reunión previa a la cumbre con algunos líderes comunitarios, en la que afirmó que el Gobierno de Atenas "cumplirá sus compromisos" y garantizó el respaldo parlamentario a las medidas de ajuste, explicó una fuente comunitaria. Asimismo, las fuentes consultadas dijeron que no deben esperarse decisiones relacionadas con el próximo desembolso de ayuda o el diseño del segundo plan de rescate para Grecia durante la cumbre, pues el calendario en este sentido pasa primero por superar la votación en el Parlamento griego del próximo martes.

Una vez superada esta votación, el desbloqueo del quinto tramo y la concreción del segundo plan de asistencia a Grecia, más allá del rescate de 110.000 millones adoptado en mayo de 2010, corresponderá a los ministros de Finanzas durante las reuniones que celebrarán en la primera quincena de julio. Pese a los avances logrados tras el acuerdo franco-alemán para integrar la contribución del sector privado en el rescate, el punto más difícil continúa siendo la implicación de bancos, aseguradoras y fondos de pensiones en el mismo.

Los países europeos avanzaron el miércoles sobre este último punto, al pedir a los grandes tenedores de deuda de Grecia que se impliquen en el segundo rescate del país, una iniciativa en la participó la vicepresidenta segunda del Gobierno español, Elena Salgado, quien convocó a los altos directivos de las grandes entidades españolas para pedirles apoyo en el rescate griego. Mientras tanto, las dudas sobre Grecia volvieron a lastrar los mercados, con pérdidas generalizadas e importantes en las principales bolsas europeas.

Los líderes del euro piden un segundo rescate para Grecia en julio

Los jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro hicieron un llamamiento para terminar los trabajos que permitan la adopción de un segundo plan de ayuda para Grecia a comienzos del mes de julio, según dice la declaración que publicaron tras la primera jornada de cumbre. "Los jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro piden a los ministros de Finanzas que terminen el trabajo de los elementos pendientes para permitir tomar las decisiones necesarias a principios de julio", dice el texto.

Según el documento, los líderes respaldan el enfoque decidido el 20 de junio por los ministros de Finanzas de la zona euro en cuanto "al fomento de la participación voluntaria del sector privado" en el segundo rescate de Grecia, que será financiado "a través de fuentes oficiales y también privadas". La fórmula para hacerlo será mediante una participación de los acreedores privados de Grecia mediante un roll-over de los bonos griegos, consistente en que los tenedores de obligaciones del Tesoro griego volverán a adquirir bonos del país cuando venzan los títulos que tienen en cartera, de manera "voluntaria e informal".

Esta implicación se efectuará, según acordaron los ministros de Finanzas de la zona euro y respaldaron hoy los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, evitando que sea declarado un impago de la deuda griega. Los jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro destacaron que estas decisiones deberán tomarse tras "la adopción por parte del Parlamento griego de leyes clave en la estrategia fiscal y de privatizaciones", en un voto previsto el próximo martes. Esta adopción parlamentaria "debe finalizarse con urgencia en los próximos días", enfatizaron en la declaración.

Según el documento, este respaldo parlamentario "proveerá las bases para diseñar los principales parámetros de un nuevo programa conjuntamente apoyado por los socios de la zona euro y el Fondo Monetario Nacional", de manera que también permita "el desembolso" del quinto tramo de ayuda a Grecia de 12.000 millones de euros, "a tiempo" para afrontar los vencimientos de julio. "Dado el alcance, la magnitud y la naturaleza de las reformas requeridas en Grecia, la unidad nacional es un requisito previo al éxito", aseveraron los líderes europeos en su declaración.

Asimismo, dijeron ser "conscientes de los esfuerzos que suponen las medidas de ajuste para los ciudadanos griegos", pero se declararon convencidos "de que esos sacrificios son indispensables para la recuperación económica y contribuirán a la estabilidad futura y al bienestar del país".

Por otro lado, dieron la bienvenida a la iniciativa de la Comisión Europea, que esta semana se mostró dispuesta a adelantar fondos europeos correspondientes a Grecia para contrarrestar los efectos sobre el crecimiento de los ajustes requeridos en el plan de asistencia financiera internacional. "El Consejo Europeo apoya todos los esfuerzos para incrementar la capacidad griega para absorber los fondos europeos de manera que se estimule el crecimiento y el empleo", dicen las conclusiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios