La UE propondrá en Washington reformar el FMI y el G-8

  • Bruselas considera que el proceso de elección de los presidentes del Fondo y el Banco Mundial debe ser "más abierto y transparente".

En la próxima cumbre que se celebrará en Washington este mes para abordar la situación económica global, la Unión Europea abogará por reformar el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el G-8 para que países emergentes como China o India puedan tener una mayor representación. Entre otras medidas, se pretende que el proceso de selección del presidente del Fondo y del Banco Mundial sea "más abierto y transparente".

El principal objetivo de estos cambios es mejorar la legitimidad de la arquitectura financiera internacional y lograr, así, una mayor coordinación para prevenir futuras crisis; y forma parte de la agenda con la que la UE acudirá en la cumbre financiera internacional que se celebrará el 15 de noviembre en Washington.

Europa se prepara para la cita. El martes, 4 de noviembre, se reunirá el Consejo compuesto por los Ministros de Economía y Hacienda de los Estados miembros de la UE (Ecofin). Según se recoge en el borrador elaborado por la presidencia francesa para dicha reunión, el Ecofin irá seguido de una cumbre extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno de la UE el 7 de noviembre, cuyo objetivo es preparar igualmente la conferencia de Washington.

La Unión Europea pretende una reforma del FMI con el fin de que los países emergentes o en vías de desarrollo tengan una mayor representación en el Fondo Monetario. Para ello proponen hacer "más abierto y transparente" el proceso de selección tanto del director del FMI como del presidente del Banco Mundial. Ello acabaría con la tradición, duramente criticada por los emergentes, de que la UE elija siempre al máximo responsable del Fondo y de que Estados Unidos escoja por su parte al presidente del Banco Mundial.

Por otro lado, la Unión Europea quiere alcanzar la posibilidad de que el grupo de los ocho países más industrializados (G-8) estudie "reformas adicionales", de forma que "represente mejor a los países emergentes". El documento que debatirán los ministros de Economía recoge varias de las propuestas para reformar la arquitectura financiera internacional realizadas durante las últimas semanas tanto por el primer ministro británico, Gordon Brown, como por el presidente francés, Nicolás Sarkozy.

Además, Brown ideó la creación de un sistema de alerta rápida para la economía mundial que permita la identificación temprana de los riesgos futuros que amenacen la estabilidad económica y financiera global y la toma de decisiones rápidas para mitigarlos. En esta propuesta participarían el FMI, supervisores, bancos centrales y reguladores, y sería una manera de garantizar que la información llega a tiempo a las autoridades políticas. 

Sarkozy, por su parte, respalda la idea de no dejar que ninguna institución ni ningún instrumento financiero pueda escapar a la supervisión. Igualmente, abogará por intensificar la lucha contra los paraísos fiscales y financieros. Además, el presidente francés y de turno de la UE, llevará a la cumbre de Washington la propuesta de diseñar códigos de conducta para evitar que las remuneraciones de los directivos empujen a la toma de riesgos excesivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios