Verdtech diseña un sistema exclusivo para el riego eficiente

  • Este método permite ahorrar hasta un 50% de agua mientras eleva la calidad de la producción · La empresa onubense ampliará su horizonte hacia Suráfrica y Australia

Comentarios 1

Prevenir el estrés de las plantas a causa de la falta de agua es la finalidad del dendrómetro, un sistema de control del riego que ha diseñado, dentro de su proyecto Ecosat, la empresa onubense Verdtech, dedicada a la aplicación de métodos y sistemas de diagnóstico en el entorno agrícola, forestal y medioambiental. "Con este mecanismo hemos planteado el primer sistema científico de irrigación, práctica que tradicionalmente se ha realizado a ojímetro, de un modo intuitivo", explica Rafael Álvarez, gerente y fundador de Verdtech.

El dendrómetro es un indicador de fotosíntesis "puntero a nivel internacional". Su función es a la planta como el de un electrocardiograma al se humano. Ha sido creada para diagnosticar exhaustivamente los niveles de agua y nutrientes que posee el vegetal en cada momento y, así, determinar cómo le afecta el clima. Para ello, se colocan sensores (dos por cada 100 hectáreas) que registran la información y, mediante teledetección, envían los datos a los técnicos agrícolas que los cotejarán con sus expectativas. El precio de cada dendrómetro instalado asciende a unos 500 euros.

Para Álvarez, la ventaja principal de este dispositivo es que "hace saltar una alarma hasta siete días antes de que la planta muestre síntomas de estrés", de este modo se evitan errores en el riego. Además se ha demostrado que ahorra agua y consigue cosechas de mayor calidad. El dendrómetro es "muy útil durante los fines de semana", cuando los agricultores descansan.

Por ahora, este método se está aplicando en olivares, campos de cítricos y viñedos, dentro del territorio español. En Estados Unidos se les une, además, en nogal y ciruelo.

En el caso del olivo, se puede reducir hasta en un 50% la cantidad de agua empleada logrando un aumento del rendimiento graso y el número de litros de aceite por hectárea. Los cítricos, en cambio, enmarcan su ahorro entre el 25 y el 30%. No obstante, mejora la producción y las cualidades de la fruta, al igual que sucede con los viñedos.

La fase actual del proyecto Ecosat consiste en implantar este sistema a gran escala. En esta operación colaboran 14 empresas repartidas por todo el país, de las que un tercio son andaluzas.

En un futuro próximo, la empresa pretende expandir su área de acción hacia Australia y Sudáfrica, productores de vino. Asimismo, cuentan con un proyecto en Marruecos.

Está previsto que, el próximo 29 de junio, se celebre el congreso Ecosat en la sede de la Fundación Caja Rural, en Sevilla, con el objetivo de "explicar el reciente lenguaje científico que hemos desarrollado y los resultados del proyecto a nivel nacional", apunta Álvarez. El remate de este plan está fijado para finales de 2009, momento en el que el Centro Tecnológico de la Agroindustria (Adesva) lo verificará e iniciará su promoción. Por ello, no será hasta 2010 cuando tenga lugar la versión internacional del simposio.

En el diseño de este innovador método de riego han colaborado, además de Adesva, la Fundación Caja Rural, la Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), la Agencia IDEA y varias empresas privadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios