Vivienda exige a la banca que abra el grifo del crédito a familias y promotores

  • Corredor pide a las entidades que "estén a la altura" de la liquidez aportada y concedan préstamos "a los que cumplan los requisitos"

El Gobierno va a ser "exigente" con la banca para que conceda créditos a las familias que adquieran viviendas amparadas por el nuevo Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación (PEVR) 2009-2012. Así lo aseguró ayer la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, que explicó que, aunque la banca "tiene que mirar por sus intereses de riesgo", hay que conseguir que los compradores y promotores que cumplan una serie de requisitos reciban su respectiva financiación.

La ministra aseguró que negocia con las entidades financieras los convenios para la financiación del nuevo PEVR, cuyo objetivo es que, en el marco de las iniciativas del Plan, la banca no deniegue la hipoteca a ningún ciudadano que cumpla unos requisitos razonables. Por ello, dijo, en el nuevo Plan recomiendan a la comunidades que controlen que las familias no tengan que hacer un esfuerzo "desmesurado" para pagar la vivienda, destinando a ello más de un tercio de sus rentas.

"El Gobierno ya ha facilitado liquidez a las entidades y ahora tienen que hacer su trabajo, que es dar crédito", resaltó Corredor, que consideró que están obligadas a "estar a la altura de las circunstancias y a asumir su responsabilidad".

En este sentido, la ministra confía en que "la banca comercial española no prescinda del sector inmobiliario en su actividad de negocio", ya que "hay que seguir incidiendo en la construcción residencial", de gran importancia en el crecimiento económico.

Para zanjar la cuestión, Corredor se mostró convencida de que se alcanzarán acuerdos "satisfactorios" para todas las partes, de modo que se concreten unos requisitos "razonables" para el acceso a créditos y se dé vía libre a la financiación de aquellos ciudadanos que los cumplan. "Se llegará a un buen convenio. No tiene sentido hacer un plan sin financiación", apostilló.

Corredor también se refirió a los promotores inmobiliarios, a los que exigió un "esfuerzo en cuanto a la bajada de precios", algo que "están haciendo en gran medida".

Dentro de las disposiciones transitorias del nuevo Plan, hay medidas dirigidas a la transformación de inmuebles libres en construcción o terminados en casas protegidas, iniciativa que permite a los promotores sacar al mercado su stock de vivienda. No obstante, matizó, la razón de impulsar la compra de esa remesa no es "ayudar a los promotores, sino facilitar acceso a la vivienda a familias" que no han podido beneficiarse de las viviendas de protección oficial (VPO) y tampoco podían afrontar el pago de un inmueble libre. Por ello, aunque Corredor apuntó que no van a "olvidarles [a los promotores]", reiteró que el objetivo del Gobierno es "que puedan acceder a una vivienda aquellas familias que estaban fuera del mercado".

"No queremos acabar con el sector de la construcción, que ha contribuido tanto a la actividad como al empleo", aseguró la ministra, que reconoció que esta actividad estaba "sobredimensionada", pero que ahora "debe seguir tirando de la economía" porque "existe una demanda a medio plazo de 400.000 viviendas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios