Zapatero dice que su presencia en la cumbre aún no está cerrada

  • El presidente del Gobierno agradece y respeta la oferta de Sarkozy, pero insiste en "dar tiempo al tiempo".

El jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, explicó que la decisión de que él acuda a la cumbre del G-20 en Washington aún no está tomada y "no es fácil" lograrlo, y subrayó que es al presidente de Estados Unidos, George W.Bush, en diálogo con la UE, a quien le corresponde adoptarla.

Zapatero se refirió a su aspiración a acudir a esa cita en la conferencia de prensa que ofreció hoy tras el Consejo extraordinario de la UE que analizó una posición común de los Veintisiete ante la cumbre del G-20.

El presidente del Gobierno agradeció que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, le haya ofrecido uno de sus dos puestos en la cumbre (como presidente de turno de la UE y como integrante del G-8) e instó a mantener ante este asunto "prudencia" y "paciencia".

Zapatero dijo que hay que respetar ese ofrecimiento de Sarkozy, pero insistió en dejar "que las cosas formalmente lleven su término". "Esta es una reunión que se convoca por el presidente Bush, por los Estados Unidos, y es a él a quien corresponde, en diálogo con la Unión Europea, adoptar las decisiones oportunas", añadió Zapatero, quien reiteró que España merece estar en esa cumbre por su peso económico y político.

Para Zapatero, España "ha ganado terreno" en esos argumentos que corresponden a un interés de país y a un objetivo perseguido desde hace mucho tiempo. Por ello, defendió hacer las cosas bien y dejar que la decisión la adopte a quien le corresponda porque "no es fácil". "De hecho, no ha sido fácil en treinta años", añadió antes de invitar de nuevo a la prudencia y defender el trabajo que está haciendo su Gobierno para que su aspiración se vea colmada.

Zapatero subrayó que la opinión de la Administración estadounidense es "importantísima" y la de la UE y de los países del G-20 "muy importante",

Al ser preguntado por la noticia de que fuentes del Elíseo han asegurado que Bush no se opone a la presencia de España en la cumbre del día 15, insistió en "dar tiempo al tiempo" y en apelar de nuevo a la prudencia.

Ante las reiteradas preguntas de los informadores sobre este asunto, como la que pretendía saber si tenía previsto hablar con Bush en relación con la cumbre del G-20, Zapatero, entre sonrisas, entendió el papel de los periodistas, pero instó de nuevo a esperar a que se desarrollen los acontecimientos.

El presidente del Gobierno explicó que ningún país de la UE ha expresado reticencia alguna a que España pueda estar en la cumbre de Washington, y ha precisado que en la reunión de hoy se ha debatido sobre contenidos, no sobre asistentes.

Para Zapatero, España ha sido un importante "actor regional", y ser ahora un "actor global" supone un paso cualitativo que no es fácil, ya que no sólo hay que merecerlo, sino que tiene que ganarse ese reconocimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios