Los andaluces sólo podrán elegir entre diez operadores de luz

  • La mitad de las empresas autorizadas por el Gobierno no tienen estructura para asumir clientes lejos de su área de influencia

La liberalización del mercado eléctrico sigue generando desconcierto a dos semanas para su entrada en vigor. A partir del uno de julio, los clientes con una potencia contratada igual o inferior a 10 kilovatios -segmento que comprende a la mayoría de hogares- podrán negociar una tarifa con una Comercializadora de Mercado Libre. Los que no escojan ahora comercializadora, podrán hacerlo en cualquier otro momento y no dejarán de recibir luz. Simplemente pasarán a la Tarifa de Último Recurso, fijada por el Gobierno y que será suministrada en la mayor parte de Andalucía por Sevillana-Endesa. En cambio, los clientes con una potencia superior a 10 kilovatios -principalmente pymes, pequeñas industrias, o regadíos- están abocados a negociar con estas comercializadoras, ya que el Ministerio de Industria les impondrá una tarifa "disuasoria" si no acuden al mercado.

El Gobierno ha delegado la información en una carta redactada por el propio Ejecutivo que las eléctricas están obligadas a enviar a todos sus abonados. La misiva incluye una lista de 24 Comercalizadoras de Mercado Libre entre las que los clientes pueden elegir. Sin embargo, algunas empresas no son más que la misma sociedad con una variación en la denominación. Y más del 50% son firmas locales comarcales que no tienen estructura ni intención de operar fuera de su área de influencia.

Únicamente nueve comercializadoras tienen planes para Andalucía. Cinco son las grandes empresas que dominan el mercado eléctrico: Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa, Eon e Hidrocantábrico, esta última aliada a la patronal de las pequeñas eléctricas, CIDE. A ellas se agregan nuevos operadores como Factor Energía y Gesternova -que se distingue en que garantiza que la electricidad que distribuye es de origen renovable-, Céntrica Energía y Nexus Energía. Además, la ciudad de Cádiz tendrá una décima alternativa gracias a Eléctrica de Cádiz, que ha creado su propia comercializadora.

"El problema de las cartas es que el cliente no acaba de entender qué está sucediendo, cuando debería quedar claro que las tarifas que realmente desaparecen son las de más de diez kilovatios", aseguró Emili Rousaud, director general de Factor Energía. "Es surrealista que una empresa aparezca tres veces y otra dos. Y no entiendo qué hacen en una lista que se ha mandado a 20 millones de clientes comercializadoras locales que solo van a dar servicio en una pequeña comarca", manifestó Rousaud, que insistió en que la Comisión Nacional de la Energía "debería haber filtrado las cartas" por zonas geográficas.

Salvo Eléctrica de Cádiz y la Empresa de Alumbrado Eléctrico de Ceuta, la mayoría de estas pequeñas comercializadoras a las que aludió Emili Rousaud están radicadas en el norte de la península y se encuentran desbordadas por el aluvión de llamadas que están recibiendo. Aduriz Energía, con sede en la localidad burgalesa de Medina de Pomar, resume las dificultades de las comercializadoras menos potentes. "Somos una empresa pequeña y no tenemos estructura para ofrecer energía a 100.000 usuarios en Andalucía, ni podemos esperar que nos perciban allí con la misma imagen que Sevillana-Endesa. Nos centraremos en los clientes que ya nos conocen", aseguró Ángel María Martínez, directivo de la empresa. El argumento se repite en la empresa de Ceuta, en las firmas gerundenses Bassols Energía y Comercializadora Lersa, implantadas en Olot y Ripoll, y en Hidroeléctrica del Valira, con sede en La Seo de Urgel (Lérida).

Electra Energía, que suministra a la comarca del Maestrazgo, al norte de Castellón, es tajante. "No hay nada previsto para Andalucía". En la misma situación se encuentran Eléctrica Sollerense, del valle de Sóller (Mallorca); Electracomercial Centelles, que sólo comercializa en la localidad barcelonesa de Centelles, y Estebanell y Pahisa, que opera en la comarca del Vallés, también en Barcelona.

El caso de Naturgas es diferente. Es una distribuidora de gas participada por Hidrocantábrico que opera en el País Vasco, y sólo tiene un cliente en Andalucía: la planta de Fertiberia en Huelva. "El 97% de nuestro negocio es el gas. Hemos creado la comercializadora eléctrica para ofrecer a nuestros clientes tanto domésticos como empresas un servicio integral de energía con luz y gas" indicó un portavoz, que agregó que "no hay planes específicos para Andalucía". "Si alguien nos llama, posiblemente acabaríamos derivándole a Hidrocantábrico", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios