Cuando el aula es tu propia casa

  • La empresa malagueña de formación 'on line' Vértice patenta 'Onroom', una metodología que permite al alumno recibir clases interactivas por videoconferencia

¿Y si eliminamos las limitaciones de la formación on line? ¿Y si el alumno puede ver y escuchar al profesor en tiempo real? ¿Y si puede interactuar con sus compañeros durante la clase? Eso es lo que plantea para este mismo curso la empresa malagueña Vértice, que ha patentado Onroom, una nueva metodología que ya ha ensayado en varios de sus másters y cursos durante la temporada pasada.

¿En qué consiste? Es un sistema que "traslada la clase presencial a la casa del alumno", en palabras de Juan Cruzado, presidente de la compañía. El profesor habla por videoconferencia en tiempo real y usa como instrumentos un powerpoint (que el alumno también ve en pantalla) y una pizarra electrónica. Al mismo tiempo, los alumnos interactúan entre ellos y con el profesor por medio de un chat.

Según Cruzado, Vértice lleva ocho años investigando esta fórmula a través de su fundación, Vértice Emprende. "La tecnología la teníamos desde hace tiempo, pero era contraproducente adelantarse porque internet no estaba lo suficientemente evolucionado y no hubiéramos podido llegar a todos los hogares". Ahora sí es posible, y, además, "la imagen y la voz llegan nítidamente al alumno". No es necesario ningún requisito "más allá de disponer de correo electrónico, webcam y micrófono para interatuar" (la conexión a internet mínima es ADSL de 1MB). A la plataforma se puede acceder, además, desde smartphones y tablets.

La metodología Onroom exige al alumno que asista a la clase en el horario fijado por Vértice, como si de hecho fuera presencial. A cambio, dispone de dos ventajas. Se ahorra el gasto en desplazamiento y el precio del curso es mucho más barato, ya que la empresa ni soporta coste alguno en instalaciones. Cruzado asegura que la reducción del precio se puede situar entre el 100% y el 200% según los cursos. Un ejemplo: Vértice ha llegado a un acuerdo con la firma Cremades & Calvo Sotelo Abogados para introducir la metodología Onroom en tres cursos de posgrado. Así, un máster en Dirección de Asesoría Jurídica de Empresas que cuesta 27.000 euros se reduce con Onroom a 5.000.

Además, ni siquiera la asistencia a la clase virtual es un requisito imprescindible. Si el alumno, por cualquier circunstancia, no está disponible para la clase, no hay problema. Ésta queda grabada y puede revisarla tantas veces como crea oportuno. Cada profesor dispone de un registro de qué hace el alumno en cada momento, lo que permite un seguimiento más personalizado. El alumno, por su lado, tiene a su disposición un campus virtual en tres dimensiones (Campus Vértice) a través del cual, por ejemplo, puede acceder a más de 2.000 vídeos relacionados con cada una de las materias. Este campus es útil también para fortalecer las relaciones sociales entre los alumnos. "Los contactos son tan fuertes como puedan ser en un colegio o en instituto, con la ventaja de la comodidad", dice Cruzado.

Vértice ofrece todo tipo de formación, desde másters hasta cursos de idiomas, pasando por certificaciones profesionales, acceso a la Universidad para mayores de 25 años o títulos de Educación Secundaria Obligatoria. Estos dos últimos son de los más demandados, ya que muchos de los interesados viven en zonas alejadas de las ciudades -donde se suelen impartir estos cursos- y ven más ventajas que inconvenientes en la formación on line. También se reciben muchas solicitudes para MBA y cursos relacionados con el medio ambiente.

Vértice, con sus más de 50 cursos, tiene como objetivo ser una referencia en la formación on line en español y por eso ha intensificado su campaña de promoción en Latinoamérica. De sus entre 40.000 y 50.000 alumnos anuales el 20% procede del otro lado del Atlántico, un porcentaje que ha aumentado 10 puntos en los últimos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios