Conferencia Observatorio Económico de Andalucía

"La banca española no puede esperar más a que la rescaten"

  • Rogelio Velasco, catedrático de Análisis Económico, señala que la solución europea debe llegar "en días" porque es la fórmula "más barata y eficaz" para aliviar la crisis de España

Comentarios 1

España no necesita un rescate como país, pero sí de su banca. Y tiene que ser ya, sin demora. El catedrático de Fundamentos del Análisis Económico Rogelio Velasco, que ayer dio una conferencia en el marco del Observatorio Económico de Andalucía, tiene claro que el auxilio europeo al sistema financiero debe llegar lo antes posible. "Los bancos españoles no pueden esperar más a que los rescaten", enfatizó. Y es que, a su juicio, ésta es la solución "más barata, eficaz y de menor riesgo" para ayudar a España a salir del atolladero.

Pero, eso sí, subraya, el rescate tendría que venir libre de ataduras o exigencias que vayan más allá de las actuales reformas que el Gobierno está acometiendo. "Europa no debe imponer ninguna nueva condición a España porque los ajustes que ya está afrontando van en la dirección adecuada", explicó. Si el auxilio llega en estos términos, Velasco asegura que sería la "mejor salida", puesto que los bancos no caerían y el Ejecutivo seguiría teniendo autonomía para seguir con sus medidas "sin la presión europea que sufren Grecia, Irlanda o Portugal". Para el catedrático, la cifra que tendría que inyectar el fondo de rescate en la banca española no superaría los 50.000 millones de euros.

Una vez apuntalado el sistema financiero, Velasco contempla dos escenarios. Uno, que tras el verano comience a haber un leve crecimiento económico, con lo que el "minirescate" contribuiría a relajar la tensión sobre la deuda y España podría financiarse con mayor facilidad. O, dos, que la economía no empiece a remontar y los mercados sigan acosando al país, con lo que la solución inmediata "debería pasar por relajar el objetivo de déficit exigido a España", indicó. En este caso, sugirió, el plazo para rebajar el déficit al 3% del PIB debería posponerse al menos cuatro años, desde 2012 hasta 2016. "No hacerlo sería imponernos una camisa de fuerza que no tendría sentido en la actual situación de emergencia", dijo.

Para Velasco, la crisis financiera que atraviesa España está pasando una seria factura a su reputación internacional. "Llevamos un mes saliendo todos los días en el Financial Times y el Wall Street Journal por los problemas de las cajas o de las comunidades autónomas, y eso ha impactado en uno de nuestros principales activos, la buena imagen de España", describió. "Nos llevará meses o incluso años recuperar este prestigio exterior, es un proceso muy, muy lento", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios