Las cajas reclaman que las provisiones se tengan en cuenta en los tests de estrés

  • Las pruebas a las entidades europeas contemplarán la exposición al riesgo soberano

La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) ha remitido una carta al Banco de España para que traslade a la Autoridad Bancaria Europea (EBA) la importancia de que los nuevos tests de estrés que se llevarán a cabo en la primera quincena de julio tengan en cuenta las provisiones genéricas realizadas por las entidades.

Según fuentes del mercado, las cajas defienden que si dichas provisiones no se tienen en cuenta en los exámenes, que tienen como objetivo demostrar la solvencia de las entidades, se situaría a las cajas españolas en posición de desventaja frente al resto.

Las cajas insisten en que las provisiones genéricas suponen una parte importante de los balances y que, si los tests no las valoran, se las situará en una "clara inferioridad", ya que en el sistema español es obligatorio constituir esta provisión, mientras que en otros países no.

En este sentido, recuerdan que la política de previsión del sistema financiero español está muy valorada por su prudencia y su capacidad de mitigar el impacto de la crisis, e insisten en que si no se tiene en cuenta puede influir mucho en los resultados de los tests de algunas entidades. El objetivo de la carta es que el supervisor español "haga fuerza" ante la EBA y logre un cambio de postura.

Las pruebas de estrés a las que la autoridad europea ha sometido a 91 entidades del Viejo Continente y cuyos resultados serán publicados a mediados de julio examinarán la resistencia de los bancos al potencial default de algún país de la Eurozona, al incluir el cálculo del impacto en sus carteras de deuda de importantes descuentos (haircuts) en el valor de los bonos soberanos, según The Wall Street Journal.

El rotativo señala que estos haircuts se aplicarían a la deuda que las entidades acumulan en su cartera de negociación, lo que significa que estaría disponible para ser vendida y que, por lo tanto, su valor debe ajustarse periódicamente al establecido por el mercado. Sin embargo, advierte que "la mayor parte de la deuda potencialmente de riesgo que acumulan los bancos se encuentra aparcada en sus carteras a vencimiento, lo que implica que las entidades no necesitan ajustar su valor con tanta frecuencia".

La portavoz de la EBA, Franca Rosa Congiu, afirmó que la agencia no exigirá a los bancos participantes en los tests que tengan en cuenta una potencial suspensión de pagos u otros posibles recortes en los activos contenidos en las carteras a vencimiento. En lugar de eso, la EBA ha proporcionado a las entidades los umbrales de referencia para valorar el riesgo de sus carteras y cuánto dinero necesitarían para cubrir pérdidas potenciales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios