El centro de I+D andaluz está en Granada y emplea a 20 personas

  • El laboratorio de Telefónica se centra en proyectos relacionados con el 'big data', el internet de las cosas y la ciberseguridad

El centro de Telefónica I+D en Andalucía, ubicado en Granada, arrancó su andadura en 2006. Hace dos años se mudó al Parque Tecnológico de la Salud (PTS) y, si bien empezó especializado en temas de eSalud y telemedicina -tiene tres patentes en eHealth-, hoy por hoy ha ampliado su enfoque y se dedica a temas de big data, internet de las cosas (IoT) o ciberseguridad.

Cuenta con 20 empleados, cifra que sube hasta los 30 incluyendo a becarios y personal externo. El perfil de los trabajadores es, sobre todo, de ingenieros de Telecomunicaciones, informáticos y matemáticos. La mayor parte de ellos son andaluces, muchos procedentes de la Universidad de Granada, con la que tiene una estrecha colaboración.

Entre los proyectos que estos profesionales tienen entre manos se destacaron cinco durante el desayuno de redacción organizado por este periódico bajo el título Telefónica I+D: la innovación de Andalucía al mundo. Dos de ellos son de tipo social, dos están relacionados con el ciclismo y uno con los deportes electrónicos.

"Estamos muy enfocados a devolver el control de los datos a la sociedad; por ello, entre otras cosas, hacemos big data con fines sociales", explicó Pedro Antonio de Alarcón, responsable del Centro de Telefónica I+D en Andalucía. En este campo, el directivo señaló un proyecto en el que se usan las redes de telefonía móvil para la gestión de catástrofes naturales. "Cuando se produce un terremoto se disparan las llamadas en la zona, por lo que es fácil localizar el lugar exacto en el que ha ocurrido; llega a ser más efectivo que un sismógrafo, que lo que indica es el epicentro del terremoto", comenta. Esta iniciativa se ha llevado a cabo de la mano de Unicef y está pensada, sobre todo, para países de Latinoamérica. Asimismo, desde Granada se trabaja en otro proyecto para mejorar la calidad del aire de las ciudades que ya se está aplicando en Madrid y Sao Paulo. Junto a un equipo del centro de I+D de Valladolid, han conseguido combinar datos de movilidad de esas ciudades con datos meteorológicos y generar mapas con la contaminación y la calidad del aire para que los ayuntamientos tomen las decisiones oportunas para mejorar la situación. "Se trata de datos que ya existían, pero ahora se cruzan para crear modelos predictivos", resalta María Jesús Almazor, directora del Territorio Sur de Telefónica.

Telefónica, que es patrocinadora del Movistar Team, está volcada en varios proyectos relacionados con el ciclismo. Uno de los que se lleva a cabo desde Granada consiste en conectar al ciclista en tiempo real con el coche de apoyo -a través de sensores en su bicicleta-, de modo que se tenga información al instante de cómo está el deportista. Ahora mismo estos datos se conocen y se usan después de cada carrera. En el laboratorio granadino también se ha desarrollado una herramienta para la Vuelta Ciclista a España, mediante la que se puede conocer el impacto que tiene cada etapa analizando tres fuentes de datos: la movilidad de las personas alrededor de las etapas, las audiencias de televisión y la conversación generada en las redes sociales.

Por último, el centro de Telefónica I+D en Andalucía también ha puesto en marcha una iniciativa relacionada con el mundo de los eSports (deportes 100% digitales). "Este campo está creciendo y explotará en cualquier momento, por eso estamos tomando posiciones", afirma Alarcón. Los profesionales granadinos están trabajando con el equipo de eSports Movistar Riders para analizar cómo la preparación física y mental influye en el desempeño de los jugadores. Para ello, está monitorizándolos mientras juegan -a través de un wearable que se colocan en la cabeza- con la idea de medir su actividad física, sus patrones de sueño y sus niveles de concentración y estrés. El objetivo es diseñar una herramienta de análisis que permita aprovechar todos los datos que se generan para extraer conclusiones que ayuden a la toma de decisiones. Los deportistas electrónicos podrán ver su propio progreso y compararse con otros rivales, de modo que podrán mejorar su rendimiento. "Se analizan todos los datos del partido y cada jugador puede registrar hasta 420 movimientos por minuto, es decir, siete por segundo, en sesiones de cuatro horas", indica Alarcón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios