La crisis rebaja la presión fiscal 4,25 puntos en 2008

  • La caída de los impuestos sobre la renta y patrimonio la llevan al 32,83% del PIB

La presión fiscal española fue del 32,83% del PIB en 2008, 4,25 puntos por debajo de la del año anterior, gracias, sobre todo, al descenso de los impuestos sobre la renta y el patrimonio, según datos del Ministerio de Economía y Hacienda.

Según el informe sobre la actuación presupuestaria de las Administraciones Públicas publicado por el Ministerio, los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio registraron un descenso de 2,19 puntos porcentuales, seguidos de los tributos sobre la producción y las importaciones, que bajaron 1,9 puntos. Mientras, las cotizaciones sociales efectivas y los impuestos sobre el capital se mantuvieron prácticamente en el mismo nivel.

Economía asegura que un 79,4% del descenso de la presión fiscal correspondió a los tributos que recauda la Administración central, sobre todo el Estado, mientras que las bajadas de la presión de las comunidades y los ayuntamientos han contribuido en un 14,8 y un 5%, respectivamente.

Aunque el descenso de la presión fiscal en 2008 fue de 4,25 puntos, si se analizan los últimos seis ejercicios la presión fiscal sólo ha bajado 1,1 puntos, desde el 33,92% del PIB en que estaba en 2003. Entre 2003 y 2007 la presión fiscal aumentó 3,16 puntos debido al avance de los impuestos sobre la renta y el patrimonio, en 2,85 puntos porcentuales, impulsados por el dinamismo de los beneficios empresariales y de las rentas del capital y del trabajo en época de bonanza.

El avance de la actuación presupuestaria de las Administraciones Públicas 2008, hace referencia, también, al estado de las cuentas públicas. El documento señala que 2008 acabó con un déficit de 41.874 millones, el equivalente al 3,82% del PIB, con lo que se superaron en cuatro décimas los datos previstos por el Gobierno (3,4%).

Desde 2005, éste es el primer déficit público que sufre España, como consecuencia del desplome de los ingresos y las medidas del Ejecutivo para paliar los efectos de la crisis. Además, contrasta con el superávit del 2,2% del PIB de 2007. La deuda pública llegó a incrementarse, en un año, hasta el 39,49% del PIB, es decir, casi 30 puntos menos que la media de la Eurozona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios