Las familias y las empresas españolas serán más pobres

  • El Informe Anual de 2008 publicado por el Banco de España avisa de que la crisis crediticia mermará el patrimonio en los hogares y las compañías.

Las familias y empresas españolas verán cómo se debilita su situación patrimonial en los próximos meses, pese al descenso experimentado recientemente por los tipos de interés, según el Informe Anual correspondiente al ejercicio 2008 publicado este martes por el Banco de España.

Tras hacer un repaso de la evolución financiera de España durante 2008, muy afectada por el agravamiento de la crisis financiera internacional y el deterioro macroeconómico tanto nacional como en el resto del mundo, el informe apunta algunas pistas sobre cómo será la trayectoria de familias, empresas y entidades financieras.

Por lo que respecta a las familias, la perspectiva de una contracción del crédito perjudicará aun más el patrimonio de los hogares, pese al alivio que representará el descenso de los tipos de interés del mercado interbancario, como el euríbor, en los préstamos y créditos hipotecarios.

El Banco de España sostiene también que, aunque las entidades financieras españolas han sufrido menos que las de otros países de nuestro entorno, no son "inmunes" al deterioro de la economía real, por lo que su posición financiera se verá sometida a "presiones".

De este modo, durante los próximos trimestres los intermediarios financieros "reducirán los márgenes con los que contaban para hacer frente a las perturbaciones" del sistema financiero.

También las empresas no financieras experimentarán dificultades, y en concreto el Banco de España cita las pesimistas previsiones de analistas sobre la evolución de los beneficios y la reducción de la tasa de crecimiento, "que se situaría a corto plazo en valores negativos".

A largo plazo, continúa el informe, disminuirá, "aunque de forma más moderada" el crecimiento de la generación de rentas.

Así mismo, la "persistencia" de las turbulencias financieras y la crisis de liquidez tendrán un efecto en la capacidad de financiación en el exterior de la economía española, pese a que se han reducido las necesidades de financiación del sector privado gracias a las medidas de apoyo aprobadas en el último trimestre de 2008.

De este modo, la crisis de liquidez seguirá atenazando al sector privado dado su fuerte endeudamiento y las "débiles" perspectivas macroeconómicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios