innovación Puntos de recarga en estaciones alimentados por la electricidad

El ferrocarril se monta en el coche eléctrico

  • Adif desarrolla 'ferrolineras' para aprovechar la energía que los trenes de Alta Velocidad devuelven a la catenaria al frenar

Comentarios 6

El coche eléctrico y el ferrocarril unen fuerzas. El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) está desarrollando un nuevo concepto de punto de recarga: las ferrolineras. La característica que las diferencia de las electrolineras convencionales es que su alimentación no procede de la red general, sino que los puntos de recarga están conectados a la catenaria de las líneas del ferrocarril y se benefician de la energía que generan los mismos trenes al frenar.

"Se trata de aprovechar la energía del freno regenerativo de los trenes de Alta Velocidad para el coche eléctrico. Hasta ahora, esta energía se devuelve a la catenaria y la aprovecha el tren que circula en sentido contrario. Hemos hecho pruebas en una subestación de Madrid y hemos visto que es compatible con el coche eléctrico sin afectar al ferrocarril", señaló el director comercial y gestión de centros de Adif, Miguel Ríos, que presentó la iniciativa en el IV Foro TIC y Sostenibilidad.

El proyecto cuenta con una inversión de 2,5 millones de euros y está siendo desarrollado por el Centro de Tecnologías Ferroviarias de Adif en el PTA de Málaga. Además, tiene una importante participación andaluza, ya que colaboran empresas como Isofotón, MP, Green Power o las universidades de Sevilla o Málaga. Ríos precisó que surgió de una iniciativa del departamento de I+D de Adif para almacenar energía. El primer paso consistió en la construcción en un volante de inercia de más de seis toneladas en un laboratorio de Madrid. A partir de ahí se pensó en cómo darle aprovechamiento y se decidió reorientar el proyecto hacia el coche eléctrico.

"Se va a montar un prototipo en la estación de Málaga-María Zambrano, y en unos dos años podría estar lista la tecnología", manifestó Ríos. El objetivo de Adif, que ya ha patentado tanto el concepto de ferrolinera como la tecnología propia que ha desarrollado, es implantar estos puntos de recarga en los aparcamientos de las estaciones situadas junto a líneas electrificadas. El proyecto es válido tanto para las líneas de Alta Velocidad -con una tensión de 25.000 voltios a corriente alterna- como para las convencionales -electrificadas a 3.000 voltios en corriente continua-. El problema de las líneas convencionales radica en que sólo los trenes de última generación -como los Civia de Cercanías- cuentan con freno regenerativo, lo que limitaría por el momento la implantación de las ferrolineras a las vías de alta velocidad.

Aunque Adif insiste en que se trata de dar un servicio al usuario, la implantación de las ferrolineras abre también un nuevo campo de negocio para el gestor de infraestructuras, que no descarta exportar en el futuro su tecnología propia a otros operadores en el extranjero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios