Economía

"La gente siempre desconfía de los empresarios y busca su lado oscuro"

  • Los jóvenes empresarios se preparan para formar la primera red de 'networking' del país · Se trata de crear sinergias con las que hacer frente a la crisis y a la falta de financiación

Comentarios 2

A los 14 años era empresario, al menos en su cabeza. David Alva montaba ya en la adolescencia tenderetes en los mercadillos de Sevilla, una vocación que iría in crescendo con el paso del tiempo y que lo llevaría no sólo a montar el negocio que hoy en día dirige, la firma de publicidad Bocabajo, sino al ámbito de la asociación y la defensa de los intereses de su colectivo. Así, tras una larga y aprovechada presidencia en la Asociación de Jóvenes Empresarios de Sevilla se ha convertido en el primer andaluz que se hace con las riendas de la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (Ceaje).

-Usted se ha hecho a sí mismo. ¿Es ese el perfil del joven empresario español?

-Hay muchos perfiles. Siempre se suele colocar a los nuevos empresarios por delante de los de segunda generación cuando se habla de jóvenes, pero eso es un gran error. Una persona que tiene la vida relativamente resuelta, pero que se levanta cada mañana para trabajar en el negocio que fundó su padre y que compite con su trabajo día tras día tiene mucho mérito. En definitiva, con sus matices, todos los jóvenes empresarios somos iguales.

-Y tienen los mismos problemas...

-Por supuesto. En primer lugar, nos encontramos con un problema de imagen social. La sociedad desconfía del empresario, siempre se busca su lado oscuro, incluso las leyes parten de que el empresario va a delinquir. Nada más lejos de la realidad, somos una pieza clave del sistema. En cuanto a la coyuntura actual, ocho de cada diez jóvenes empresarios se ven sin acceso al crédito y eso es demasiado en los tiempos que corren. Para salir de ésta todos tenemos que arrimar el hombro, incluidos los bancos.

-Siempre están las subvenciones.

-No, no y no. No estoy de acuerdo con que el Estado dé subvenciones aquí y allí. Sería mejor que diese crédito a los proyectos sólidos y con garantía de devolución. Prefiero que me presten cien a que me regalen cincuenta, mi trabajo es poder devolverlo cómo y cuándo se debe.

-La reforma laboral, cuando llegue, supondrá una mejoría, ¿no?

-Por desgracia los grandes pactos tienen que ver más con los intereses de las grandes empresas, aunque afectan también a las pequeñas. La mayoría de los jóvenes empresarios llevamos pymes, de modo que el despido con 33 días de indemnización ayuda poco.

-Entonces, ¿qué propone?

-Lo que me parece más útil del modelo austriaco es el fondo empresarial para cada empleado, en sustitución de las indemnizaciones. Que cada trabajador vaya guardando dinero en una hucha en base a su productividad y tiempo de trabajo evitaría mucha picaresca y sería una condición más en el contrato que serviría de incentivo.

-Y al margen del mercado de trabajo, ¿qué cambiaría?

-España es un país en el que hay que desembolsar demasiado dinero antes de montar una empresa. Es absurdo que alguien que todavía no está trabajando y no ha obtenido ingresos tenga que pagar tanto de su bolsillo. Todo eso debería cobrársele cuando ya estuviera haciendo negocio y aún así saldría caro. En España el autónomo paga 300 euros al mes y en Inglaterra sólo ocho libras. Haga cuentas.

-Desde la presidencia de Ceaje, ¿dónde pone el punto de mira?

-Ahora mismo, estamos muy volcados en la creación de la primera red española de networking que integrará a todos los jóvenes empresarios del país, para que trabajen juntos y surjan sinergias. Los jóvenes empresarios tenemos la formación, la tecnología y nos sentimos cómodos haciendo negocios en cualquier punto del país, por eso esta red va a ser una gran herramienta. Para ello, hemos puesto en marcha una serie de encuentros con los que empezar a conocernos y que complementarán a la plataforma virtual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios