Perspectivas de emprendimiento en Andalucía

El gran cambio de mentalidad del emprendimiento en Andalucía

  • El potencial de las 'startups' andaluzas va en aumento y el trabajo colaborativo aparece como uno de los pilares para fortalecer la economía de la región.

La movilización del talento andaluz y la posibilidad de producir desde la región para crear riqueza más allá del turismo y del sector agroalimentario son realidades que cada día cogen más fuerza a medida que los emprendedores toman conciencia de sus posibilidades. Pero si bien hay infinidad de recursos para emprender, aún es necesario encadenar las herramientas disponibles, tanto públicas como privadas, organizarlas y evitar duplicarlas para construir una red empresarial sólida.

Éstas fueron algunas de las conclusiones del encuentro Perspectivas del emprendimiento en Andalucía impulsado por Telefónica, en una nueva edición de los desayunos de redacción de Grupo Joly. En esta ocasión, participaron la secretaria general de Innovación, Industria y Energía de la Junta de Andalucía, María José Asensio; la directora del nuevo espacio de crowdworking de Andalucía Open Future en Almería El Cable, Diana Melero; el mentor de Andalucía Open Future Javier Pérez Caro; la CEO de la startup Sofintel, Laura García; y el CEO de la startup Happy Box, Christian Orejuela.

Asensio consideró que la colaboración entre empresas y la formación son "los mimbres" con los que se construye un ecosistema emprendedor. Así, apuntó que una de las "grandes debilidades" en Andalucía ha sido la "falta conexión entre las empresas". Sin embargo, Asensio dijo que las generaciones más jóvenes han traído la "gran novedad" de trabajar de forma colaborativa, lo que, en su opinión, está fortaleciendo la economía andaluza. Respecto a la formación, Asensio fue rotunda al afirmar que en la comunidad están "los mejores ingenieros de España" y valoró muy positivamente la experiencia práctica que acumulan los jóvenes con formación multidisciplinar al trabajar con personas más mayores que tienen una formación más tradicional.

La representante de la Junta se mostró "especialmente optimista" por lo que considera que es un "pelotazo" o ventaja competitiva para la región: han cambiado las relaciones económicas y ya no se habla tanto de producto, costes o precio, sino de "moverse para crecer: prima con quién se relaciona el emprendedor y de su capacidad para buscar y encontrar".

Diana Melero señaló que, por su actividad en El Cable, ha detectado que los emprendedores cada vez están más dispuestos a quedarse en Andalucía para internacionalizar sus empresas.

Y el mentor Javier Pérez Caro apuntó al "gran cambio de mentalidad" respecto a la iniciativa empresarial: ya no se trata tanto de que la persona tenga que irse de Andalucía para internacionalizar una empresa, sino que es la empresa la que tiene que salir "a por el cliente y a por el proveedor". Además, opinó que para tener las mejores empresas "hay que apostar por la excelencia y potenciar las mejores startups", para lo que el emprendedor debe hacer un "ejercicio de humildad" y rodearse de personas con mayores conocimientos. Así, la clave está en "apostar por las personas y por la formación, sin imponernos barreras, ni que nos las pongan".

El emprendedor Christian Orejuela coincidió con sus compañeros de mesa y señaló que "ya no es necesario estar en Silicon Valley porque han desaparecido las distancias", pero matizó que hay que "salir para ver" cómo se emprende fuera de España, "fomentar la creatividad y volver". También valoró de forma positiva programas como Andalucía Open Future de Telefónica y Junta de Andalucía, que integra todas las iniciativas del ecosistema del emprendimiento de base innovadora en la región y donde "se crean sinergias".

Para Laura García es posible "sacar un producto excelente con un equipo reducido" desde Andalucía y destacó los beneficios de esta tierra para emprender: el clima, el talento y el nivel de vida "bueno y no excesivamente caro" que disfruta esta comunidad, por lo que apostó por Andalucía como tierra de acogida de empresas.

Sin embargo, fue más crítica respecto a la educación, que consideró "buena pero no suficiente"; la barrera de la falta de dominio del inglés; y la insuficiente explotación del talento, incluyendo el olvido de los habitantes de zonas deprimidas económicamente y el complejo del miedo al fracaso.

Aquí, Javier Pérez  añadió que el fracaso está "estigmatizado" en España, aunque se ha dado un "cambio de mentalidad" en las nuevas generaciones. Por eso, equiparó el fracaso a un "aprender a saber hacer", animó a premiar este aprendizaje y a convertir "la debilidad en fortaleza", como en EEUU.

Laura García también habló de los problemas que ha encontrado en España para sacar adelante su proyecto emprendedor y destacó la excesiva burocracia, que "hace perder un tiempo que podría emplearse en producir con la empresa. Como startup necesitamos ser ágiles y la administración no lo es".

A este respecto, María José Asensio admitió que el sistema impositivo español necesita una reforma y se mostró esperanzada de que la "revolución" llegue también a la administración pública. "Hay que replantearse a quién recaudamos y cómo gastamos", dijo.

Los participantes hablaron de cómo se puede ayudar a emprender. Pérez Caro, como mentor, explicó que lo principal es detectar pronto las necesidades del emprendedor, crear una "relación de cercanía y confianza" para hacer una evaluación 360 y analizar tanto el proyecto como las debilidades . Con este "coctelera" de información, y con ayuda de los mentores, se diseña un plan personalizado de negocio y se facilitan los recursos y los contactos para acelerar estos proyectos. Y advirtió que todo lo que no suma al proyecto "lo está frenando", por lo que el mentor debe aprender a "hacerse a un lado si no está ayudando".

Los ponentes coincidieron en que la financiación no es un problema, aunque los canales de distribución "no son muy transparentes y están parcelados", dijo la secretaria general de Innovación. "El dinero no es garantía de éxito; lo que importa es tener salud económica para reducir el riesgo de fracaso. Hay que buscar tracción y luego inversión", añadió la fundadora de Sofintel. "No todos los emprendedores buscan dinero, sino mercados, ventas. El inversor va a venir solo cuando la empresa esté preparada. El ecosistema andaluz se está moviendo y nos tienen en el mapa", concluyó Pérez Caro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios