La incertidumbre 'nubla' el futuro aeronáutico español

  • El sector vive a golpe de noticias de prensa · EADS sale al paso de las informaciones y califica de "fantasiosas" las que apuntan a que se llevará la producción y el montaje del A400M de España

El futuro del sector aeronáutico español se decide hoy. Las incertidumbres abiertas en torno a EADS y los efectos de su reorganización para España quitan el sueño a trabajadores, instituciones e industria auxiliar. Y es que, de momento, lo único que se sabe es que la integración de MTAD, división española de aviones de transporte militar -pasará a llamarse Airbus Military-, en la filial Airbus está causando roces entre las cúpulas directivas. ¿Por qué? He ahí la cuestión.

La pugna de poder entre España y sus socios en el consorcio aeroespacial europeo por el control de una división muy golosa, sobre todo, por la fortaleza de sus productos propios -C212, CN235, C295-, parece estar detrás de las desavenencias. Sin olvidar, eso sí, que el programa del avión A400M, cuyo montaje se lleva a cabo en Sevilla, necesita ser reflotado tras los escollos encontrados por el camino -errónea concepción del contrato, fallos en el motor- y Toulouse parece tener la receta a todos sus males.

Una situación que se traduce en absoluta preocupación para el sector en España, que desconoce qué alcance real tendrán los cambios internos que está llevando a cabo EADS y que, cada día, se desayuna algo nuevo en los periódicos. Lo último ha sido que se traslada la producción y el montaje del A400M fuera de nuestro país. Una cuestión que la compañía quiso zanjar ayer de forma tajante: "Es una información con mucha fantasía; no nos llevaremos trabajo de aquí ni cerraremos ninguna planta; los trabajadores pueden estar tranquilos", sentenciaron fuentes del grupo.

Sin embargo, cuando el río suena, agua lleva. Y, si bien, puede que no se deslocalice producción, es lógico pensar que, si la reestructuración de la compañía ha llevado al presidente de CASA (MTAD), Carlos Suárez, a barajar su salida de la firma, y se están intensificando los contactos entre el Ministerio de Industria y la dirección del grupo en Europa, es porque el trasfondo es de una seriedad absoluta.

En este contexto, los sindicatos manifestaron ayer que se opondrán "radicalmente" a todo lo que ponga en peligro esta industria a causa del "voraz apetito de los socios europeos en EADS". Al mismo tiempo pidieron "más contundencia" al Ejecutivo en la defensa de este sector estratégico -recordaron que para Francia o Alemania es "una cuestión de Estado"- y que les facilite más información. Por ello, CCOO y UGT solicitaron una reunión con la secretaria general de Industria, Teresa Santero, que se concretará esta misma semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios