El magnate Adelson elige Madrid para su complejo de ocio Eurovegas

  • No han trascendido datos sobre las condiciones laborales, fiscales y medioambientales del proyecto, así como de su emplazamiento concreto.

Comentarios 30

El sueño del magnate estadounidense Sheldon Adelson de crear un complejo de ocio y convenciones en España se hará realidad finalmente en la Comunidad de Madrid, y no en Cataluña que negoció también con los promotores del proyecto para la adjudicación. El complejo desató desde el anuncio de su construcción la competición entre Cataluña y Madrid, atraídas por los puestos de trabajo que se crearían y que algunos responsables han cifrado en hasta 260.000, con unas inversiones que la propia empresa ha cuantificado en 17.000 millones de euros.

De momento, no han trascendido todas las condiciones exigidas por Adelson a la hora de situar el complejo, ni las rebajas de carácter fiscal en la tasa autonómica sobre el juego, aspectos sobre los que se han apoyado algunos de los que rechazan el proyecto. Tampoco existe información certera sobre las condiciones laborales, fiscales y medioambientales del proyecto, lo que ha llevado a que desde algunos sectores se pida su paralización inmediata.

Las Vegas Sands pretende atraer a unos 11 millones de turistas en 15 años que gastarían unos 15.500 millones de euros. El proyecto tendría, en principio, 12 complejos vacacionales, con 3.000 habitaciones hoteleras cada una, y cada zona vacacional costará entre 2.500 y 3.000 millones de dólares. Sus clientes principales serán los provenientes de los países de Europa -tanto occidental como oriental- y de los países de la ex Unión Soviética. Además, se ha señalado que la inauguración podría ser en 2016 y que en 2022 se finalizarían las obras.

El 21 de febrero de este año fue una fecha clave en el proceso, ya que ese día el Gobierno catalán recibía al magnate de los casinos Sheldon Adelson para convencerle de que levantara Eurovegas en Cataluña. Por su parte, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, recordaba que en los últimos seis años ella también se había reunido con Adelson "más de cinco veces" para que el destino de su proyecto en Europa fuera a parar en Madrid.

Mientras comienza la pugna entre las dos ciudades por conseguir Eurovegas, comienzan las críticas al proyecto, alertando los líderes sindicales de la posible especulación en la construcción y la creación de empleo precario, mientras que surgen también advertencias sobre las mafias que atraen ese tipo de complejos. A pesar de ello, en el mes de marzo, el Gobierno madrileño comienza a destacar los elevados beneficios económicos que se obtendrían con Eurovegas.

Los americanos visitan los terrenos para las futuras sedes (Valdecarros en Madrid, Alcorcón y Paracuellos del Jarama/Torrejón de Ardoz) y hacen lo mismo en Barcelona, mientras quedan descartados los de Marina d'Or en Oropesa y el ofrecido por un grupo de empresarios en Almería. Esas visitas, a finales de junio, se realizan en medio de protestas de ecologistas y plataformas ciudadanas y el respaldo de asociaciones de empresarios y del turismo.

En febrero de 2012 Shelson Adelson afirmó que espera ganar con el proyecto decenas de miles de millones de dólares en cuatro o cinco años, y aseguró que su idea es construir en Europa el equivalente a la mitad del Strip de Las Vegas que no pudo hacer en Macao, en referencia a la popular avenida donde están los principales casinos en la meca del juego en EEUU.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios