Un magnate se entrega en EEUU acusado de estafar 6.000 millones

  • Allen Stanford se encontraba en paradero desconocido desde el mes de febrero

El millonario texano Allen Stanford, acusado de una estafa 8.000 millones de dólares (6.000 millones de euros), se entregó a las autoridades de EEUU, después de que éstas emitieran una orden de busca y captura. Desde que en febrero pasado se hizo público el fraude, Stanford estaba en paradero desconocido.

El magnate, de 58 años, se entregó a las autoridades federales en el Estado de Virginia, después de que se presentaran acusaciones criminales contra él, dijo su abogado. Stanford ya se enfrentaba a una acusación civil de la Comisión de Valores estadounidense (SEC, por sus siglas en inglés). Este órgano afirmó que el fraude de Stanford Financial era "de sorprendentes magnitudes".

El financiero está acusado de persuadir a sus clientes con promesas de beneficios "improbables y no verificables" en certificados de depósitos. Aunque de menores dimensiones que el fraude de Madoff, logró captar clientes entre las clases altas y medias de la población en Colombia, Perú y Venezuela.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios