"El pequeño comercio está siendo más competitivo en plena crisis"

Comentarios 1

La directora general de Comercio de la Junta de Andalucía recuerda que, estos delicados momentos, las pequeñas y medianas empresas comerciales están demostrando "ser más competitivas". Los balances relativos a 2008 hablan de un crecimiento de las ventas generales del comercio al por menor superior al experimentado por las ventas en grandes superficies. María Dolores Atienza analiza el escenario actual en el que se desenvuelve el comercio andaluz y avanza los planes que ayudarán a fortalecerlo.

-¿Cómo está afectando la crisis al comercio andaluz?

-La contracción del consumo de los hogares que se registró en 2008 se ha reflejado ya en ese mismo año en la actividad de las empresas minoristas de todas las comunidades que redujeron sus volúmenes de venta y de la actividad. Pero, tal vez, la nota más destacada en Andalucía ha sido que el crecimiento de las ventas generales del comercio al por menor ha sido superior al crecimiento de las ventas en grandes superficies, lo que evidencia la preferencia de los consumidores andaluces por las empresas comerciales de dimensión más reducida; a diferencia del resto de España, que presenta una situación opuesta.

Así, mientras las ventas de los establecimientos de mediana y pequeña dimensión aumentaron en casi todos los meses de 2007, las de las grandes superficies registraron ya en algunos meses de dicho año una considerable contracción, que se fue haciendo más intensa durante 2008, siendo este tipo de establecimiento responsable en mayor medida de la caída general que experimentó el índice de ventas general del comercio al por menor de Andalucía en 2008.

Esta realidad demuestra una mayor capacidad competitiva del comercio de mediana y pequeña dimensión y refleja las peculiaridades de la distribución espacial de los asentamientos poblacionales andaluces, que requieren más los establecimientos minoristas de tamaño reducido.

-¿Cuál es la principal apuesta de la Dirección General de Comercio ante la crisis?

-El comercio andaluz está inmerso en un entorno de cambio motivado por la crisis económica y por el obligado cambio de su legislación que se deriva de la necesidad de transponer la Directiva de Servicios que afecta tanto a la legislación estatal como a la legislación autonómica.

El sector de la distribución comercial en Andalucía necesita realizar un gran esfuerzo para adaptarse a las actuales circunstancias. Desde el Gobierno andaluz incidiremos con medidas de fomento y legislativas para ayudar a las pequeñas y medianas empresas a aumentar su competitividad y a mantener un empleo estable. El denominador común de esta respuesta es el incremento de la calidad en su perspectiva más integral: calidad en el establecimiento, calidad en el empleo y calidad del entorno.

-¿Cómo afecta la Directiva de Servicio a la legislación del comercio en Andalucía?

-La Directiva de Servicios supondrá un cambio radical en los contenidos de intervención administrativa en todos aquellos servicios que se realizan por una contrapartida económica y en particular en el sector comercial.

Obliga a suprimir la planificación de naturaleza económica ligada a la autorización previa de las grandes superficies comerciales, insta a las administraciones a implantar una ventanilla única y a simplificar los trámites administrativos.

En Andalucía, afecta a las tres leyes que regulan la actividad comercial y ferial: la Ley del Comercio Interior de Andalucía; la Ley del Comercio Ambulante y la Ley de Ferias Comerciales Oficiales de Andalucía. La transposición de la Directiva de Servicios será rigurosa tanto con la letra como con el espíritu de la misma e incidirá en la sinergia entre los distintos tipos de comercio, en la planificación de las infraestructuras en aquellas zonas que puedan contener una oferta comercial de gran superficie pero sobre todo significará una apuesta decidida por el comercio de ciudad.

-¿Están relacionadas la preferencia por el comercio de ciudad y la apuesta por la calidad de su entorno?

-En nuestra apuesta por la calidad en el comercio andaluz tiene un protagonismo especial la calidad del entorno, porque es esta idea la que preside todo el cambio normativo que estamos elaborando. Es indudable que el comercio ha tenido un papel decisivo en el crecimiento de las ciudades al ser un ingrediente esencial para la vitalidad urbana, pero al tener cada vez un mayor protagonismo y por estar cada vez más ligado al ocio y no centrarse únicamente en un servicio de satisfacción de necesidades, se ha transformado en un elemento básico en nuestro modelo de vida, impulsando las economías locales, favoreciendo las relaciones sociales y potenciando la actividad ciudadana.

Desde la óptica de la distribución comercial es evidente que en el comercio perviven dos tendencias urbanas contrapuestas: el comercio en nuestros pueblos, ciudades y barrios, y el comercio periférico.

Desde las políticas públicas nos planteamos primar la ubicación de los establecimientos dentro de la trama urbana de las ciudades y favorecer así al comercio de proximidad y el mantenimiento de nuestro modelo comercial, concibiendo los equipamientos comerciales como instrumentos de oportunidad para la transformación de la ciudad y la mejora de la calidad de vida de su ciudadanía.

Por lo tanto, la futura legislación comercial contribuirá a hacer más coherente la relación entre los distintos ámbitos urbanos y el territorio en que se incluyen, mediante una apuesta decidida por el comercio urbano al que se pueda acceder paseando o en transporte público en un entorno cultural propio de Andalucía.

-¿Qué tipo de oferta comercial considera que es la más útil en Andalucía?

-Sin duda, nuestras preferencias se orientan por los centros comerciales abiertos. Un comercio urbano con buena salud constituye posiblemente el mejor instrumento de que dispone una ciudad para que su centro histórico mantenga su atracción.

La implantación de centros comerciales abiertos en el entorno urbano es un aspecto clave en un Plan de Ordenación Territorial del Comercio y una alternativa para la mejora de la competitividad. Se pretende recuperar el entramado social que siempre los ha caracterizado y evitar que se produzca el deterioro de estas zonas; tanto la modernización, adaptación al entorno y equipamiento del parque comercial existente, como la introducción de nuevas actividades y actuación sobre espacios comunes, todo ello acompañado de otras medidas que potencien la total regeneración.

Por otro lado la escasez de sistemas de cooperación empresarial impiden un mejor aprovechamiento de las economías de escala. La dimensión es uno de los factores que condicionan y hacen rentable determinadas inversiones, siendo clave de la modernización del sector. De ahí que deba desarrollarse un sistema de implantación de fórmulas novedosas de asociacionismo comercial, bien fortaleciendo las asociaciones existentes, o bien fomentando que se lleven a cabo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios