El alza de precios compensa la caída de la producción de aceituna de mesa

  • Interaceituna prevé un descenso de la cosecha del 1,4% · La menor recolección y el aumento de las exportaciones encarecen el verde fruto.

Optimistas. Así son las previsiones de las asociaciones agrarias andaluzas con respecto a la campaña de la aceituna de mesa que arrancó a primeros de mes. El recorte de la producción, el ajuste de los stocks y el aumento de las exportaciones han dejado atrás los fantasmas del año pasado, cuando la rentabilidad del verde fruto cayó por debajo de los costes con la consecuente protesta del sector. Si bien, aún quedan lejos los precios que exceden los gatos de la actividad.

Según las asociaciones este año hay que tener en cuenta que el golpe de calor que se produjo a finales de mayo va a provocar un descenso de entre un 20 y un 30% de la producción de manzanilla, la aceituna con mayor vocación exportadora. Además, la caída del euro respecto al dólar resultará beneficiosa, ya que un porcentaje importante de la producción de esta variedad se exporta a EEUU.

De acuerdo con el aforo de Interaceituna (integrada por Asaja, COAG, UPA, Asemesa y la Confederación de Cooperativas Agrarias de España) presentado al pasado miércoles por el técnico de Asaja-Sevilla, José Vázquez, la cosecha final se aproximará a las 483.000 toneladas, 7.000 toneladas menos de las que se recolectaron la pasada campaña (-1,4%) y un montante inferior a la producción media de las cinco últimas, si bien la calidad y el tamaño de la aceituna "será superior gracias al clima y a la menor presencia de frutos en el árbol", explicó Vázquez.

Esta campaña se iniciará con un stock de entre 287.000 toneladas y 330.000 toneladas, ya que el consumo superó la producción, especialmente fuera del país. El último informe de UPA indica que en la pasada campaña se exportaron cerca de 269.300 toneladas, lo que supone un aumento del 20%. "Si la exportación consolida esta tendencia y aumenta el consumo interior se espera recortar aún más los stocks", apunta el responsable del ramo de UPA, Juan Diego Pérez.

Al inicio de esta temporada, detalla, el precio medio del kilo de aceituna de mesa (al tomar todas las variedades) "se sitúa en 0,55 euros aproximadamente", un ligero ascenso con respecto a la campaña anterior, pero que aún "es insuficiente". Lo corrobora el técnico de Asaja-Sevilla, cuyos cálculos sitúan los costes que soporta este cultivo en los 0,80 euros por kilo, por lo que a pesar del incremento de los precios, "el sector sigue estando en pérdidas". Hay que tener en cuenta que en las últimas cuatro campañas, el precio pasó de 0,76 euros a 0,48 euros por kilo. UPA y COAG coinciden en que esta situación refleja "una ruptura" de la ley de la oferta y la demanda ya que al existir menor producción y mayor comercialización, "los precios en origen deberían elevarse aún más".

Por variedades, las previsiones de Interaceituna apuntan a un incremento del 20% de la manzanilla, que en la pasada campaña tuvo una producción de 134.000 toneladas, si bien es la variedad que más ha reducido su stock, con 80.000 toneladas, lo que redunda en un incremento de su precio, que se sitúa entre 0,69 y 0,72 euros. En este sentido, el responsable de Aceituna de Mesa de COAG, Antonio Rodríguez, señala que, aunque el stock de esta variedad fuera igual que el del año pasado, "los recursos totales del mercado se han reducido cerca de un 20% respecto a la temporada anterior".

En cuanto a la aceituna gordal, va a ver mermada su producción en un 49%. De esta variedad, que se produce casi exclusivamente en la provincia de Sevilla, se esperan recolectar 26.000 toneladas, frente a las 51.000 de la anterior campaña. El stock de gordal, por otro lado, es alto (42.000 toneladas), aunque "una gran parte de las aceitunas almacenadas no reúne la calidad y el tamaño tradicionalmente demandados", anota Vázquez. Respecto a la hojiblanca se espera que se destine una mayor parte de esta aceituna a verdeo. De este modo, se estima una cosecha de 204.000 toneladas, sólo un 2,4% menos que la pasada campaña.

A juicio de Rodríguez, la actual mejora del negocio se debe, en gran medida, a que "los agricultores derivaron a molino la aceituna que el año pasado no obtuvo un precio razonable". Pero, a pesar de las buenas perspectivas, recuerda que para que el sector se recupere totalmente es necesario poner en marcha algunas medidas, tales como "el desarrollo de un contrato tipo que permita acordar las condiciones de comercialización y que introduzcan el pago al contado".

Vázquez añade a esta reclamación que la Administración "apoye a los agricultores con financiación" y que se arbitre "con urgencia" un plan de reestructuración que permita hacer viable a un cultivo "muy anticuado en muchos aspectos". Pérez, por su parte, insiste en la necesidad de la regulación de los mercados con objeto de estabilizar los precios y asegurar unas rentas dignas para los agricultores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios