La prima de riesgo cierra plana tras alcanzar los 547 puntos

  • Los mensajes de apoyo de EEUU, del FMI y de Merkel no sirven para relajar la presión sobre la deuda de España. La bolsa cierra su peor semana desde agosto de 2011 con una caída del 0,41%.

Comentarios 25

La prima de riesgo española -que mide el diferencial entre la rentabilidad del bono alemán y el nacional- ha cerrado este viernes su peor semana desde la entrada en el euro en 536 puntos básicos, igual que el jueves. La prima de riesgo cerraba este viernes plana su quinto día consecutivo por encima de 500 puntos básicos, a pesar de que durante la mañana se disparaba a un nuevo máximo desde la entrada en el euro al alcanzar 547,9 puntos. La bolsa española, por su parte, ha bajado este viernes el 0,41% y ha registrado otro mínimo anual al cierre (6.065 puntos), perjudicada por el aumento del paro en Estados Unidos y la desaceleración de la actividad industrial en las mayores economías del mundo.

Parte de este repunte se debe al desplome de la rentabilidad de los bonos alemanes, que funcionan como referencia y que marcaban al cierre el 1,17% de rentabilidad, un nuevo mínimo histórico. La rentabilidad de la deuda española a diez años, por su parte, bajaba al 6,53% -tres centésimas menos que este jueves- mientras persisten las dudas sobre el sector financiero español y a pesar de los continuos intentos del Gobierno por calmar la situación.

Según explica el departamento de análisis de Self Bank, persisten los rumores que apuntan a un inminente anuncio de rescate de España, pese al desmentido del propio organismo, por lo que la desconfianza continúa y las miradas siguen fijas en el sector bancario. La desconfianza hacia España se dejaba sentir también en el mercado de seguros, donde los títulos para protegerse ante un posible impago de España se han disparado a su máximo histórico. Los seguros de impago de deuda (credit default swap o CDS) relativos a los bonos a diez años de España para cubrir la posibilidad de un impago de 10 millones de dólares se cambiaban al cierre de este jueves a 553.340 dólares anuales, lo que los sitúa como los séptimos más caros del mundo. Con el euro por debajo de los 1,24 dólares, la prima de riesgo italiana se ha reducido hasta los 457 puntos básicos y la portuguesa, hasta los 1.079, mientras que irlandesa ha repuntado a 628 puntos. 

La peor semana de la bolsa española desde agosto de 2011

El principal índice del mercado español, el IBEX 35, ha caído 24,80 puntos, el 0,41%, hasta 6.065 puntos, nivel de abril de 2003. Un poco antes del cierre perdía momentáneamente el nivel de 6.000 puntos. Esta semana, la peor desde el comienzo de agosto de 2011, el mercado nacional baja el 7,31%, en tanto que en el año acumula unas pérdidas del 29,2%. En Europa, destacó la caída del 3,42% de Fráncfort, mientras que el índice Euro Stoxx 50 cayó el 2,37%; París, el 2,21%; Londres, el 1,14%, y Milán, el 1,04%.

La bolsa española comenzaba la jornada con ganancias moderadas y superaba el nivel de 6.100 puntos mientras las plazas europeas registraban pérdidas. El Gobierno español había obtenido la víspera el apoyo del Tesoro estadounidense y del FMI para que la banca española pueda recibir ayudas del fondo de rescate europeo. El mercado nacional esquivaba la bajada del 0,2% de Wall Street la víspera y la caída de la actividad industrial en China en mayo, que rozaba la contracción, lo que afectaba al precio de las materias primas y a las empresas manufactureras y exportadoras europeas.

La bolsa liquidó sus ganancias a medida que se conocían los datos sobre el descenso de la actividad industrial en mayo en la zona euro, que se situaba en niveles de tres años atrás, y en otros países europeos relevantes como Alemania, aunque destacaba la notable caída del Reino Unido, cuyo negocio fabril se contraía.

Durante un par de horas se mantenían las pérdidas, mientras se conocía el aumento del desempleo en la zona euro, que se situaba en el 11% en abril, y en Italia, que en el primer trimestre se situaba en el 10,9%, 2,3 puntos más que en el mismo período del año pasado. El respaldo del Gobierno alemán al aumento del plazo propuesto por la Comisión para que España reduzca su déficit público contribuía a que el mercado nacional abandonara entonces las pérdidas. Antes del dato de empleo estadounidense se conocía el déficit cero de las autonomías en el primer trimestre y la bolsa estaba sobre 6.100 puntos. La prima de riesgo se situaba en 525 puntos y la rentabilidad de la deuda en el 6,45%.

La creación de sólo 69.000 puestos de trabajo en mayo en Estados Unidos -se esperaban 150.000- y el aumento de la tasa de desempleo una décima, hasta el 8,2%, trajo nuevamente las pérdidas a la bolsa. Tras las estadísticas laborales estadounidenses, el petróleo Brent bajaba de 100 dólares el barril y se cambiaba a menos de 98 dólares, mientras que el euro se negociaba por debajo de 1,23 dólares, nivel de junio de 2010. Con las pérdidas de Wall Street, superiores al 1% desde la apertura, y el mal dato de actividad industrial en Estados Unidos en mayo -el ISM manufacturero bajó de 54,8 a 53,5 puntos-, que no compensó el aumento del 0,3% del gasto en construcción, las bolsas europeas incrementaron su caída.

El mercado nacional perdía el nivel de 6.000 puntos a media hora del cierre con una caída del 1,5%, pero rebotaba sobre esa cota y, con el avance de la mayoría de los grandes valores, reducía su descenso, aunque concluía con un nuevo mínimo anual, el quinto consecutivo. De los grandes valores, sólo cayó Repsol, el 2,4%, mientras el petróleo Brent se negociaba a 98,3 dólares el barril, en tanto que BBVA subió el 1,15%; Telefónica, el 0,75%; Banco Santander, el 0,58%, el Iberdrola, el 0,52%. FCC lideró las pérdidas del IBEX con un descenso del 6,75% a pesar de haber conseguido un contrato en Noruega, seguida por DIA, que bajó el 4,35%; Acciona, cayó el 3,39%; OHL, el 3,3%, e Inditex, el 2,69%.

Sacyr comandó las ganancias del IBEX al revalorizarse el 3,03%, en tanto que Acerinox subió el 1,61%, y Caixabank, el 1,54%. En el mercado continuo destacó la bajada del 27,33% de la Seda de Barcelona, en tanto que los derechos de la ampliación de Caixabank comandaron las ganancias con una subida del 12,77%. La rentabilidad de la deuda española a largo plazo bajaba seis centésimas y se situaba en el 6,47% antes del cierre, en tanto que el rendimiento de los títulos germanos bajaba al mínimo histórico del 1,17% (1,2% la víspera). El efectivo negociado se ha situado en 2.380 millones de euros, de los que cerca de 350 fueron intermediados por inversores institucionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios