La nueva propietaria de Opel anuncia ajustes en la planta de Zaragoza

  • Magna admite la eficiencia de Figueruelas, pero recuerda que la empresa "empieza de cero" y debe reestructurarse

Los directivos del grupo austriaco-canadiense Magna, que ha firmado un preacuerdo para hacerse con el control de la gestión del negocio europeo de General Motors (GM), elogiaron ayer "los valores" de la planta de GM España, ubicada en Figueruelas (Zaragoza), aunque recordaron que con la reestructuración la empresa en Europa "empieza de cero" y habrá que realizar ajustes.

Según informó el representante de GM España en el comité de empresa de GM Europa, Pedro Bona, el vicepresidente de Manufacturas de Magna, que visitó ayer la planta de Figueruelas y mantuvo un encuentro protocolario con los representantes sindicales, dijo conocer "perfectamente" el funcionamiento de la planta española y reconoció "el valor de la misma, porque siempre ha cumplido plazos y objetivos".

No obstante, el representante de Magna incidió en que el objetivo de la ronda de visitas a las plantas que GM tiene en Europa -nueve en cinco países bajo la marca Opel- es calibrar la reestructuración, ajustar la producción y devolver el dinero prestado por la Administración para garantizar la supervivencia de la empresa, lo que implicará necesariamente la reducción de puestos de trabajo.

Bona apuntó que los trabajadores "siempre se han esforzado para convertirla en el escaparate de la empresa que es en la actualidad" y destacó la importancia de que la nueva Opel Europa mantenga el compromiso de GM para que se fabrique el Opel Meriva en la planta aragonesa de manera íntegra en 2010. Bona también señaló que, a la hora de reducir la plantilla, "siempre hay fórmulas para hacerlo y provocar el menor daño posible".

Esta primera visita sirvió para que los directivos de Magna conozcan la planta, donde se fabrican el Opel Corsa, el derivado comercial Combo y el monovolumen Meriva, y tuvieran un encuentro con la dirección y los representantes de los 7.500 trabajadores de Figueruelas. Antes de marcharse, emprendieron un breve recorrido por la planta a lo largo de la tarde. Hoy continuarán con su ronda de visitas en Europa para, "dentro de una semanas", hacer público el plan de reestructuración que supondrá el punto de partida para la nueva Opel Europa con una reducción de alrededor de 10.000 empleos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios