La banca asume que no quedarán más de diez entidades en España tras otra ronda de fusiones

  • La concentración pendiente se puede animar ante la debilidad del negocio por unos tipos bajos en el medio plazo, una eventual retroactividad total de las cláusulas suelo y los efectos del 'Brexit'.

El sector financiero español ya asume que no quedarán más de diez bancos tras la última ronda pendiente de fusiones para afrontar la debilidad del negocio ante los bajos tipos de interés y el impacto de una eventual retroactividad total de las cláusulas suelo. El mapa bancario español se redujo drásticamente de 45 a 15 entidades tras la crisis de las cajas de ahorros. 

Fuentes financieras garantizan, no obstante, que la concentración en el sector no derivaría en riesgo de oligopolio, tal y como ha denunciado algún banquero de entidades medianas que abogan por continuar en solitario. De hecho, las fuentes esgrimen que el sector financiero español se caracteriza por una "elevada" competencia, lo que a su vez presiona los estrechos márgenes y alimenta las integraciones. 

Para rebajar el mapa bancario en unas cinco bancos, los rumores del mercado han apuntado en los últimos meses a entidades como Banco Sabadell o Banco Popular, que tuvo que ampliar capital por 2.505 millones de euros, y también a BMN, de la que el Estado controla alrededor de un 65%, que se situaría en la órbita de Bankia, también en un 65% propiedad de los contribuyentes. 

El presidente del Popular, Ángel Ron, admitía a finales de junio que la entidad es "muy apetecible" para el resto de competidores, si bien la ampliación de capital acometida le ha proporcionado más visos de independencia. Por su parte, su homólogo de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, indicaba que una fusión Bankia-BMN tendría "sentido industrial". 

Desde el Banco de España se considera que en España ahora "no sobra" un gran número de entidades y se admite que los bancos más vulnerables están contemplando integraciones como vía para superar sus problemas. 

Una nueva ronda de fusiones implicaría además recortes adicionales tanto en plantillas como en oficinas, más aún con la apuesta de las entidades por la banca 'online'. La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) estima que las fusiones entre bancos derivarán en el cierre de unas 3.000 oficinas y en una reducción de plantilla de otros 14.688 empleados hasta 2019.

El 'Brexit' y los tipos

La política ultralaxa del BCE está "matando" a los bancos, según advertía recientemente el presidente del BBVA, Francisco González. Sin embargo, el inesperado voto a favor de los británicos al Brexit parece que prolongará la normalización de los tipos en el medio plazo. El Euríbor, el principal indicador al que están referencias las hipotecas en España, cerró junio por quinto mes en negativo y se ha hundido al entorno del -0,06% en tasa diaria. 

La banca puede añadir además más presión a sus ingresos si la Justicia europea finalmente decide la retroactividad total de los cláusulas suelo. Goldman Sachs cifra en 3.000 millones el impacto en la banca española si se le obliga a devolver los intereses cobrados por estas cláusulas desde el inicio de los contratos hipotecarios.

Conclusiones sobre cláusulas suelo

Esta semana, el martes 12 de julio, el Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) presentará sus conclusiones sobre la retroactividad de las cláusulas suelo. Aún así, se trata de una opinión independiente y no vinculante para la posterior sentencia firme, que se espera para finales de año. 

El BCE se reunirá el próximo 21 de julio para decidir sobre los tipos en la eurozona. Los expertos no esperan que cambie su actual política, que sitúa el precio oficial del dinero en el histórico 0%, a la espera de conocer certezas sobre cómo se articulará la salida del Reino Unido de la Unión Europea. 

De momento, el vicepresidente del BCE, Vítor Constâncio, ha invitado a las autoridades a "reflexionar" sobre una "pequeña ayuda pública" que "estabilice notablemente" algunos sectores bancarios tras las recientes caídas en Bolsa originadas por el Brexit. El BCE resucita así el fantasma de las ayudas públicas a la banca, aunque en este caso parece que se refería más a la banca italiana, que recibirá inyecciones de dinero público para su saneamiento.     

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios