No todas las fórmulas de descuento son iguales

  • En diciembre aumentan las promociones, las ofertas especiales y las rebajas, sistemas regidos por distintos requisitos para la protección del consumidor

Con la llegada de diciembre, la gran mayoría de los escaparates de los establecimientos comerciales de Andalucía empiezan a decorarse con todo tipo de carteles que anuncian promociones, ofertas y descuentos especiales.

Este fenómeno ha venido motivado tradicionalmente por el hecho de la coincidencia con el periodo de Navidad, donde el volumen de ventas de los establecimientos suele ser superior a la media anual. No obstante, en los últimos años se ha visto en considerable aumento debido a la actual situación económica que atraviesa el comercio y la economía, que hace que los comerciantes deban prever todo tipo de fórmulas de venta que atraigan a los consumidores.

Tanto la Ley de Comercio Interior Andaluza como la Ley de Ordenación del Comercio Minorista, aplicable a todo el territorio español, establecen la posibilidad de que los establecimientos comerciales puedan realizar a lo largo del año ventas promocionales, en las que se ofrezcan a los consumidores productos en condiciones más ventajosas que las habituales.

No obstante, la proximidad de este mes de diciembre con el inicio de la temporada oficial de rebajas de invierno, que tiene lugar a partir del 7 de enero, puede llevar a muchas confusiones, tanto a los consumidores y usuarios como a los propios comerciantes, puesto que en muchas ocasiones puede no estar claro si estas ventas promocionales supondrían o no una venta en rebajas encubierta que se estaría celebrando con anterioridad a las fechas permitidas.

Tanto las ventas promocionales como las ventas en rebajas tienen unas características comunes, como son que están siempre dirigidas a los consumidores, y que éstos pueden adquirir el producto en condiciones más ventajosas. Sin embargo, para las ventas en rebajas se establecen una serie de requisitos adicionales para garantizar la mejor calidad en la prestación del servicio y la adecuada información y defensa de los consumidores.

las rebajas

Como es sabido, estas ventas pueden llevarse a cabo durante dos temporadas al año, una al principio del mismo (temporada de invierno) y otra durante los meses de julio y agosto (temporada de verano). Asimismo, y con objeto de garantizar la mejor prestación de la actividad y la defensa de los consumidores y usuarios, la Ley de Comercio Interior de Andalucía establece una serie de requisitos respecto a información y publicidad de estas ventas, el porcentaje de artículos del establecimiento que han de estar rebajados (al menos el 50%) y el precio y separación de los productos rebajados, que son de obligado cumplimiento para todos los establecimientos que realicen este tipo de actividad promocional.

Inspecciones

Para poder diferenciar entre un caso y otro, la Inspección Comercial de la Junta de Andalucía procede a analizar la actividad promocional que se lleva a cabo en el establecimiento en cuestión. Para ello se comprueban las características generales de la promoción, su duración, su presentación y publicidad, el porcentaje aproximado de artículos ofertados del total del establecimiento o la forma en que se realiza la reducción de los precios.

Si una vez comprobados todos esos extremos, se constata que esas ventas promocionales reúnen todos y cada uno de los requisitos de la venta en rebajas, la ley dispone expresamente que se entenderán asimiladas a las mismas y deberán someterse a su regulación específica, debiendo respetar por tanto, los periodos de venta legalmente establecidos.

Para evitar que se produzcan actividades ilícitas, desde la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte se ha llevado a cabo durante el mes de noviembre una campaña informativa dirigida a los establecimientos comerciales y cuyo objetivo ha sido concienciar a quienes desarrollen su actividad en Andalucía de los requisitos legales derivados de la práctica del comercio interior, de manera que tengan el pleno conocimiento de los mismos que les permita el desarrollo óptimo de su actividad comercial y que repercuta directamente en su beneficio y en el de los propios consumidores. En cada visita se distribuía igualmente un folleto informativo en el que se recogían los diferentes tipos de ventas promocionales, sus características, y su requisitos.

Estas actuaciones se han enmarcado dentro de la campaña de rebajas de invierno que lleva a cabo la Inspección Comercial, que además de su actuación de policía o disciplina administrativa, lleva a cabo también labores de apoyo e información al sector con la finalidad de proteger los derechos tanto de las demás empresas, como de los consumidores y usuarios, en consideración a que toda práctica comercial deficiente o abusiva supone un perjuicio a los intereses generales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios