Almonte inicia su romería

  • La Hermandad Matriz se despide de su pueblo para entrar por la noche en la aldea rociera

Almonte ya duerme a la vera del santuario de la Virgen del Rocío. Pentecostés ya cobra significado y hoy se vivirá un constante trasiego de hermandades filiales alcanzando la marisma para postrarse delante de la ermita.

La Matriz celebró ayer una jornada de camino que es necesario vivir en primera persona para comprender la verdadera dimensión que para el municipio tiene la romería más internacional, pero cuya esencia y espíritu está precisamente ligada al pueblo almonteño.

Una peregrinación que a ojos ajenos se hace especialmente corta en kilómetros, poco más de 15, pero donde se comprueba la hondura del fervor mariano que le procesa el pueblo a su patrona. Nada más aparecer las claras del día los sentidos revelaron el cariz especial de la jornada: el olor a pólvora de los cohetes presidiendo el ambiente, frente a un rubor urbano pareció ensordecerse al paso de la Escuela de Tamborileros de la Matriz. Todo ello mientras los cascos de los caballos en su golpeteo al asfalto parecían querer acompañar el sonido del tamboril. Si hablamos del tacto no hace falta describir el encogimiento de los corazones de los rocieros cuando los vivas a la Reina almonteña resuenan como un clamor ni los sentimientos que emergen al contemplar el curso seguido por las lagrimas de aquellos que rememoran la pérdida de un ser querido o bien la de aquellos que, por motivos personales, no pueden acudir a su cita con el camino. Las emociones se siguieron sucediendo durante las horas siguientes, en el camino de Los Llanos que surcan los almonteños para llegar hasta la ladea.

Con estos mimbres y tras llegar la comitiva con puntualidad británica al Chaparral, con el presidente de la Matriz, José Joaquín Gil, y el hermano mayor, Isidro Medina, a la cabeza, se ofició una multitudinaria misa de romeros a cargo del párroco José García. El reverendo no quiso dejar pasar por alto el dato histórico de que precisamente un ocho de junio, hace ya 92 años, el delegado pontificio, Cardenal Almaraz y Santos, Arzobispo de Sevilla, coronó canónicamente a la imagen.

En la breve homilía García propuso a los almonteños vivir estos días de romería "con autenticidad" y conscientes de la responsabilidad de "ser anfitriones" de cientos de miles de personas que se postrarán frente a la Virgen del Rocío en uno de los parajes naturales más bellos de la tierra.

A partir de ese instante el desfile por el casco urbano dio comienzo con una densa marea humana que se agolpó en las esquinas, si bien la mayor parte de los ciudadanos y visitantes inundaron la plaza Virgen del Rocío en espera de que la comitiva pasará a cantar la salve frente a la parroquia Nuestra Señora de la Asunción.

A la hora del sesteo, en la venta Camacho los almonteños descorcharon la fiesta inundando el paraje de música por sevillanas y la práctica totalidad del pueblo se acercó a tomar una copa con sus vecinos. Es precisamente en estos gestos donde se delata el sentido de hermandad, donde se comparte lo poco o lo mucho que cada uno lleva en la despensa de sus carros. Porque precisamente a la romería no se viene haciendo gala de ostentación. "La gente que no ha vivido el Rocío no sabe que lo que uno trae al camino es de todos", citó un hermano, mientras el resto asintió su sentencia.

La culminación de estas huellas que deja Almonte hasta su paso a la aldea estarían incompletas sin una estampa final. Por la tarde, cuando el sol llegó a su ocaso y el Simpecado denominado de camino coronó la aldea rociera mientras parte de su pueblo aguardaba la presentación frente al santuario. Es en estos momentos donde se derrama el fervor por la pastora para, acto seguido, convertir la Casa Hermandad en escenario neurálgico de los almonteños tras su preceptiva visita al Santuario.

Durante los próximos días de romería, la Hermandad Matriz abre sus puertas de par en par para acoger, con abrazo rociero, a todos los que quieran pasarse por la aldea. La hermandad y el buen ambiente festivo se unen bajo el techo de la Matriz, que desde anoche, un año más, inició su romería en honor a la Virgen del Rocío. A las puertas de la ermita llegarán las 108 filiales, algunas lo harán el mismo día de la presentación ante la Virgen, el sábado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios