Bendecidas en el Santuario las capillas sacramental y penitencial

  • El obispo de Huelva, José Vilaplana, presidió antes la Función Principal de la Matriz

El Santuario de la Virgen del Rocío en la aldea almonteña tendrá abiertas al culto durante la romería las nuevas capillas Sacramental y Penitencial, que fueron bendecidas ayer por el obispo de Huelva, José Vilaplana.

La Hermandad Matriz de Almonte celebró ayer su Función Principal previa a la romería en el santuario, donde posteriormente se culminó el proyecto iniciado al principio del mandato de la actual junta de gobierno de construcción de las dos capillas inauguradas y bendecidas por el obispo.

De esta forma, el templo de la Virgen del Rocío cumple los requisitos para que el Vaticano lo declare Santuario Internacional, tras la solicitud realizada por la hermandad almonteña.

Los espacios que ocupan las dos nuevas capillas se encontraban antes ocupadfas por la capilla votiva, por lo que con el traslado de la misma deja a disposición de los peregrinos estos espacios dedicados al culto desde esta misma romería.

El altar del Sagrario se encontrará presidido por las tallas y esculturas de más solera de la antigua ermita de la Virgen del Rocío, así como el tabernáculo de plata que acoge al Santísimo y que en estos días se encontraba expuesto en la parroquia Nuestra Señora de la Asunción. Artísticamente, la capilla cuenta en sus paredes con dos pinturas murales del artista José Antonio García. El nuevo espacio religioso se encuentra cerrado con unas rejas de forja cuya autoría corresponde a los herreros almonteños José Antonio Faraco y Jesús Acosta.

En la capilla Penitencial destaca el nuevo retablo tallado en madera de cedro en altorelieve. Se trata de un tríptico de tres metros de alto por unos ochenta de ancho que representa las iconografías del Bautismo de Cristo, Buen Pastor, y del Hijo pródigo. Es obra del escultor e imaginero José Antonio Navarro, quien remata su ejecución con un estofado en oro fino, cinceladas y policromadas al óleo; un conjunto de técnicas cuya génesis revelan los trabajos de los grandes maestros del siglo XVII. Se han instalado, además, seis confesionarios.

Para este proyecto se ha contado con una donación de Caja Madrid de 300.000 euros, que contribuye a engrandecer el patrimonio histórico y artístico del Santuario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios