Cansados pero pletóricos

  • Emigrantes fue la primera filial en llegar a la plaza de la Constitución, Huelva lo hizo tres cuartos de hora después. Cientos de onubenses se dieron cita en el centro para ver la llegada de los romeros.

Comentarios 5

La Romería del Rocío puso punto y final para las hermandades de la capital. Emigrantes y Huelva regresaron y cruzaron algunas de las mismas calles que las vieron partir hace una semana. Con más cansancio, con la misma alegría pero con las caras expresando la emoción de las experiencias vividas, los romeros trajeron hasta la ciudad un remanente del lugar donde se encuentra la Blanca Paloma.

La primera de las filiales onubenses en alcanzar la ciudad fue Emigrantes. La vía por la que acceder a la capital fue la avenida de Cádiz haciendo posteriormente, parada en la Avenida de Guatemala a la altura de las Teresianas. Ese fue el lugar donde la comitiva se recompuso con el objeto de saludar a los cientos y miles de personas que se habían dado cita en el centro para recibirlos.

Bajando por la Alameda Sundheim, el grupo de tamborileros abría paso a la comitiva de Emigrantes. Le seguían los caballistas que portaban las insignias de la hermandad y acto seguido, la carreta del Simpecado precedida por el presidente, la hermana mayor y miembros de la junta de gobierno. Un momento de especial emoción fue cuando Emigrantes optó por llevar la carreta justo delante del monumento del Punto donde depositaron dos manojos de romero, entre los vivas a las hermandad y a la Blanca Paloma.

Los rocieros enfilaron por la Gran Vía donde les esperaba el alcalde de la capital, Pedro Rodríguez, y la Banda Municipal de Música, al son de pasodobles. Tras las salutaciones, el presidente Fernando Rodríguez comentó que el viaje de vuelta había sido "magnífico" y realizó un resumen muy positivo de la romería de este año: "La romería ha sido espectacular, aunque no podemos dejar de mencionar lo acontecido en la peregrinación, aunque estamos convencidos de que la Virgen así lo quiso". El presidente elogió la actitud de la Matriz por la decisión tomada y la manera en cómo reaccionaron y planificaron que las filiales rezaran la Salve en el templo.

La larga comitiva abandonó el centro por Puerto buscando su casa de hermandad a la búsqueda de un merecido descanso.

Casi de manera simultánea, Huelva llegaba a La Placeta y subía por Méndez Núñez. El gran número de caballistas hacía que los cascos de los animales llenaran de tan característico sonido la céntrica calle. Los vivas a la Reina de las Marismas de multiplicaban a la altura de la Concepción. Tres cuartos de hora después de que lo hiciera Emigrantes, el Simpecado de Huelva -a las 21:15- llegaba a la plaza de la Constitución. Tras ser recibidos por el primer edil, tanto el presidente como el hermano mayor, Juan Ferrer y Francisco Zambrano, respectivamente, coincidían en hacer una valoración muy positiva de la romería aunque Ferrer no dejó de mencionar la excepcionalidad de la procesión del pasado lunes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios