Isla Cristina se pone en marcha con la carreta de su Simpecado restaurada

  • Los centros escolares hacen un receso para despedir a los peregrinos isleños.

Desde primeras horas de la mañana, la hermandad marinera de Isla Cristina inició hoy su segundo día de camino, más relajada -sin tanto protocolo y recepciones como ayer- rumbo a Gibraleón donde permanece toda la jornada, incluida la pernocta en el recinto de San Isidro.

La salida de ayer originó un día intenso para los romeros, lleno de emociones y experiencias nuevas que trae, como cada año, un nuevo camino. La despedida tuvo como protagonista, además de la visita oficial en la Lonja, el cuartel de la Guardia Civil y el monumento al Marinero, a los cientos de isleños que madrugaron para decir adiós al Simpecado colocado en la recién restaurada carreta de plata. Las avenidas principales del municipio se llenaron de alegría y aplausos al paso de la comitiva y los más pequeños salieron de las clases para disfrutar de la peculiar estampa primaveral. Delante, junto a la junta de gobierno y la hermana mayor, la alcaldesa en funciones María Luisa Faneca se unió a esta jornada de camino.

El susto de la mañana lo dio un jinete que cayó junto con su caballo al resbalar el animal aún en el casco urbano, afortunadamente solo fue un percance, el caballista dominó la situación y pudo seguir ileso el camino.

Entre todos los momentos que se vivieron, uno de los más emotivos fue el rezo del Angelus en la iglesia de Los Doce Apóstoles de La Redondela, donde cada año paran para visitar a la patrona redondelera, la Esperanza. Lo mismo ocurrió, poco antes, en el Pozo del Camino con María Auxiliadora y a mediodía con La Bella de Lepe. Ya en Cartaya, antes de tomar dirección al Rompido, rezaron a la Virgen del Rosario. Mañana vivirán la tercera y última noche en Bodegones. La llegada a la aldea se prevé sobre las 16:30 del jueves.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios