Jerez cierra hoy el camino de ida de las hermandades de Cádiz a El Rocío

  • El hemano mayor gaditano destaca la temperatura agradable por el Coto

Todas las hermandades gaditanas de El Rocío, salvo Jerez, están ya en la aldea almonteña después de realizar su camino por el Coto de Doñana. Cádiz, Sanlúcar, El Puerto, Arcos y Puerto Real se unían al total de 53 hermandades que hacían ayer su entrada en la Aldea. Jerez lo hará hoy, como es tradicional junto a las últimas 16 hermandades que quedan, antes de la presentación de las hermandades ante la Blanca Paloma, un acto presidido por la hermandad Matriz de Almonte y una de las imágenes significativas de la romería.

Manuel Montaño, hermano mayor de la hermandad del Rocío de Cádiz, minutos antes de abandonar el coto de Doñana por Manecorro, destacaba dos notas como resumen de su último camino al frente de la hermandad. Montaño hablaba de una temperatura agradable durante todo el itinerario, cuando se esperaba que predominara el calor por lo avanzado de la fecha de la romería. El jueves, durante el almuerzo, incluso les cayó una fina lluvia. Pero por otro lado, tenía un emocionado recuerdo a Rafael Muñoz Oliva, reconocido rociero y uno de los fundadores del coro de la hermandad, recientemente fallecido.

La comitiva gaditana pasó la última noche en Guperal, donde a las once de la mañana se celebró una Eucaristía, que concelebraron el sacerdote Oscar González Esparragosa, director espiritual de la hermandad gaditana, y los capellanes de las de Arcos y Puerto Real, y en la que participaron también los miembros de la asociación rociera de Guadalcacín, que hace el camino con Cádiz.

Tras el rezo del Ángelus y los bautizos a los nuevos romeros, la caravana se dirijo hacia la salida del parque, y a la hora prevista, las dos menos cuarto de la tarde, llegaba al cruce de las Tinajas, camino de la casa de hermandad en la aldea, con un nuevo recuerdo para Rafael Muñoz al pasar por la Canaliega, donde reposan parte de sus cenizas.

A las tres de la tarde estaba previsto que el Simpecado quedara colocado en su capilla en la casa de hermandad, de donde saldrá de nuevo a las cinco y media de la tarde de hoy para presentarse la hermandad ante la matriz de Almonte a las puertas de la ermita de la Virgen del Rocío.

Manuel Montaño declaró que este camino siempre permanecerá en su recuerdo y que espera que la Blanca Paloma le ayude a seguir peregrinando muchos años como un rociero más, como ha venido haciendo siempre.

El fin de semana llenara la Aldea almonteña hasta la salida de la Virgen del Rocío el domingo por la noche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios