Jerez renueva su ser rociero

  • La Hermandad inició el camino con una salida en la que se repitió la liturgia de la partida en una mañana inusualmente fresca. Hasta este año, jamás faltó un hábito dominico en la Real Hermandad

Comentarios 53

La Real Hermandad de Jerez ya camina hacia el Rocío tras abandonar ayer la ciudad en un inicio de romería que estuvo en línea con lo acostumbrado y al que se le sigue echando en falta más ambiente no sólo en cuanto a la presencia de público sino también de esos otros ingredientes imprescindibles para dar el necesario calor y color rociero al momento de la partida, en pocas palabras más implicación emocional de la gente que va o siente esto muy intensamente. Claro está que si el factor humano falla, el resto es complicado inventar.

En esencia faltó, como siempre y no es algo achacable a los que ahora mandan en la hermandad, mayor arrope de al menos una gran porción de los miles de devotos rocieros que dicen que tiene Jerez y que ayer, una vez más, brilló por su ausencia.

Entre tanto, la hermandad puso todo de su parte para que la salida se rodeara de elementos imprescindibles para lo rociero: piteros, cohetes, comitiva con las banderas, jinetes y por supuesto la belleza de una caravana adornada con sus 14  multicolores carretas.

Por delante, la caballería abrió paso y detrás la junta de gobierno con sus varas a la mano y con la incorporación del cura que de forma provisional se hace cargo de estar con la hermandad. En este punto es justo recordar al padre Alexis y más aún la visión del hábito dominico que  nunca ha faltado, hasta este año, en la cabecera de la hermandad. Los tiempos y las circunstancias cambian, pero hay cosas que no deberían ser diferentes por muchas razones, por encima de la tradición y la costumbre ¡Qué diferencia entre aquél tiempo pasado del padre Agustín a caballo y lo de ahora!

Por lo pronto, la misa de romeros la ofició el obispo que este año se ha echado encima la responsabilidad de oficiar todas las misas de la hermandad, desde la de ayer de inicio hasta las del camino, hoy en Marismilla y mañana en los Ánsares.

La eucaristía fue el punto de arranque para la romería a lo que siguió el  guión de siempre con el recorrido urbano que tuvo las paradas acostumbradas con los escolares en la Escuela de San José, la despedida de La Soledad con la Victoria, abierta de par en par dejando ver a la Dolorosa del Viernes Santo en su altar; con el rezo ante la Virgen de Lourdes en el Calvario y con el adiós definitivo a la ciudad en el hospital San Juan Grande. En este último, como es tradicional, se despidieron de los enfermos, familiares y personal del centro.

Entre oraciones y esas no pocas lágrimas que nunca deben faltar como muestra de lo que de verdad mueve el Rocío en los adentros de muchos y sobre todo de los que se tuvieron que quedar, la caravana rociera puso rumbo definitivo hacia la campiña mirando esos campos sembrados de girasoles y viñedos, que como verdes pentagramas señalaban la senda de Sanlúcar en la larga primera etapa del camino que se va rindiendo en las orillas de la desembocadura del Guadalquivir.

El ‘Dios te Salve María, sol y Rocío’ volvió a cantarse con fuerza a la hora del Ángelus en el Barroso por los que siguen la estela de los Bernal, que dicen aquí estamos; y con las primeras copas de Tío Pepe repartidas generosamente por Paco Tubío y su gente.

La carretera del Calvario volvió a ser la primera prueba de fuego para los que van a pie. Kilómetros de asfalto que ayer no ardió gracias a la alianza que nos dio el tiempo con un fresco viento de poniente que al menos nos acompañará los primeros días de la romería, porque pasando el viernes todo apunta a que el pre verano va a reivindicar su sitio en los termómetros. Así se marchó Jerez buscando con ganas las arenas que mandan en esa tierra donde la Virgen del Rocío está más cerca y donde la sensibilidad del buen rociero se acrecienta hasta alcanzar la sublimación entre la naturaleza salvaje de esa joya natural que es el Coto de Doñana y la fe de los que caminan con un rumbo claro: la ermita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios