Sanlúcar arropa a las hermandades más numerosas por el Guadalquivir

  • Los romeros de la ciudad de la manzanilla, junto a los peregrinos de Jerez, El Puerto y Chipiona, hacen ya el camino por Doñana tras protagonizar ayer una concurrida jornada en la popular playa sanluqueña

Comentarios 5

La más intensa de las dos jornadas de embarque en la playa sanluqueña de Bajo de Guía comenzó bien temprano, coincidiendo con el amanecer. Y es que, un año más, tal y como se preveía, fue un concurridísimo día de tránsito por este punto del litoral gaditano para cruzar el río Guadalquivir en dirección a "la otra banda", como es conocida popularmente en Sanlúcar la orilla de Doñana.

La hermandad más numerosa, precisamente la anfitriona de este acontecimiento rociero junto al apreciado enclave turístico de Bajo de Guía, celebró su tradicional misa de romeros fuera de su capilla hacia las ocho de la mañana, hora a la que ya habían empezado a embarcar los primeros peregrinos sanluqueños. Como cada romería, la céntrica calle San Jorge se convirtió en un abarrotado lugar de encuentro para la celebración del acto religioso, que el hermano mayor, Eusebio Acosta, aprovechó para despedirse visiblemente emocionado después de ocho años al frente de la entidad. Ésta será su última peregrinación encabezando la hermandad, habida cuenta de que el próximo mes de octubre concluye su segundo mandato.

El Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa presenció la misa desde un balcón. Acosta agradeció la participación del escritor peruano en esta convocatoria de la hermandad antes de hacer el camino con los propios rocieros sanluqueños. "Nos visita en un año que recordaremos siempre, porque se celebra el 350 aniversario de la hermandad, de manera que ocupará alguna página, no como las que usted escribe, pero sí muy hermosa e importante", comentó el máximo responsable de la corporación rociera dirigiéndose a Vargas Llosa.

Este invitado de excepción para la hermandad sanluqueña aludió a la romería en marcha como una "experiencia única" que viviría "con mucha ilusión", un "viejo proyecto que, por fin, se ha podido concretar". "Hace muchos años que quería venir, porque había oído y leído mucho, como también había visto documentables, sobre esta famosa peregrinación. Finalmente, este año he tenido la suerte de organizarlo con amigos, así que estoy muy contento de venir a confrontar la realidad con la leyenda y el mito", manifestaba el escritor en pleno tránsito de una orilla a otra. El escritor estará hoy también haciendo el camino con la hermandad sanluqueña.

Sin duda, Sanlúcar vivió las horas más emotivas de la jornada en el recorrido del Simpecado de la hermandad local por las calles y avenidas que lo conducían hasta la playa, un itinerario que se completó con el paso de la carreta de la Blanca Paloma por la Capilla de Nuestra Señora del Carmen de Bajo de Guía momentos antes del embarque. Los rocieros sanluqueños no cerraron esta etapa de la peregrinación hasta bien entrada la tarde. Luego les tocó el turno a los romeros de Jerez, El Puerto y Chipiona, cuya actividad en esta playa también suscitó el interés de muchos devotos y curiosos, incluidos grupos de turistas que visitan Sanlúcar estos días. La aglomeración de gente en el pantalán de Bajo de Guía, como mirador privilegiado de todo cuanto estaba aconteciendo, constituía un buen reflejo de la expectación generada por este evento que el Ayuntamiento prevé que sea declarado Fiesta de Interés Turístico de Andalucía, como recuerda ahora la alcaldesa, Irene García.

En el capítulo de autoridades visitantes, destacaron el delegado del Gobierno central en Andalucía, el sanluqueño Luis García Garrido, y el consejero de Gobernación y Justicia, Francisco Menacho, que expresaron juntos su satisfacción por la buena marcha del embarque rociero subrayando "la labor de coordinación entre las distintas administraciones y el esfuerzo de todos los operativos del Plan Romero".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios