Zoido inicia su agenda en el Rocío

  • Su primer día como alcalde de Sevilla lo dedicó a asistir a la misa de romeros en la aldea · Estuvo acompañado por el nuevo alcalde de Almonte, edil del PP que logró el cargo con los votos de IU.

Comentarios 13

Juan Ignacio Zoido, investido como alcalde de Sevilla en la tarde del pasado sábado, pasó sus primeras horas del domingo en la aldea del Rocío, donde asistió a la misa de romeros oficiada por el obispo de Huelva, José Vilaplana, y concelebrada por numerosos sacerdotes entre los que se encontraba Santiago Gómez Sierra, obispo auxiliar de la diócesis de Sevilla.

El nuevo alcalde de Sevilla, acompañado por Gregorio Serrano, que será el nuevo delegado de Economía, Empleo y Fiestas Mayores, realizó una ofrenda de flores a la Hermandad de Triana e hizo suyo el mensaje principal del obispo de Huelva en la homilía por entender que "hay que aunar esfuerzos para luchar por los que lo están pasando mal, los que están en el paro".

En su discurso de investidura, Zoido reconoció como "enemigos" de su gobierno municipal "a la crisis y el paro, los demás son adversarios", añadiría utilizando una dialéctica muy del agrado de ex alcalde socialista Manuel del Valle. Zoido habla de un cambio tranquilo y eso se pudo evidenciar en la aldea del Rocío, donde coincidieron en las horas previas a la salida de la Virgen la ex delegada de Fiestas Mayores Rosamar Prieto-Castro y quien la sustituirá en esas competencias, Gregorio Serrano, rociero de dilatada experiencia en trochas y caminos.

El sucesor de Alfredo Sánchez Monteseirín en la Alcaldía de Sevilla nunca ha ocultado sus creencias. En su discurso de investidura se refirió a la Biblia y a la Constitución como ejes principales de su actuación en la vida pública. Si al día siguiente de ganar las elecciones el pasado 22 de mayo acudió a la Basílica de la Macarena para expresarle su gratitud, un día después de su proclamación como alcalde hizo lo propio con la Virgen del Rocío.

En la misa de romeros, Juan Ignacio Zoido estuvo acompañado por José Antonio Domínguez, nuevo alcalde de Almonte, edil del PP que ha puesto fin a 32 años de gobierno municipal socialista en el municipio matriz de la aldea almonteña. En Almonte la lista más votada fue la socialista encabezada por Francisco Bella, alcalde desde 1991, pero los votos de los dos concejales de Izquierda Unida, Isabel Bejarano y Daniel Martínez, le dieron la Alcaldía a quien fue anfitrión de Zoido. En la misa pontifical también estuvo Adolfo Arenas, del Consejo de Cofradías.

En su discurso de toma de posesión, junto a los ejes nucleares de su política municipal (talento, empleo, transparencia, austeridad), Zoido mencionó las grandes fiestas de la ciudad: Cabalgata de Reyes Magos, Semana Santa, Feria y Corpus, fiesta esta última que tendrá lugar el próximo 23 de junio y para la que ya se han iniciado los preparativos ornamentales en la plaza de San Francisco, justo detrás del Ayuntamiento.

En la visita de Zoido al Rocío no había oportunismo ni electoralismo (ya no era necesario), ya que el alcalde, en declaraciones a Canal Sur, dijo que acude habitualmente a la romería del Rocío y que si este año no lo hizo fue por coincidir la presentación de las hermandades con su toma de posesión, víspera del Domingo de Pentecostés. Una agenda festiva, ya que la campaña electoral de la que salió ganador se inició en plena Feria de Abril... en mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios