José Mazuelos. Obispo de la Diócesis de Asidonia Jerez

"El camino hacia Dios también es una peregrinación llena de alegría"

  • Monseñor hace por primera vez, junto a la hermandad de Jerez, el camino a la aldea a través del Coto de Doñana, un recorrido que hasta ahora no conocía

–Vivimos un acontecimiento religioso y mariano, pero también es una romería, en su más amplio significado...

-El caminar hacia Dios, que es el camino de nuestra vida, también va acompañado del gozo de la alegría. Por eso es romería, por eso en nuestra tierra sabemos que ese camino hacia Dios no tiene que ser una tristeza. Por el contrario tiene que ser gozo y alegría.

–Este año se ha comprometido a decir todas las misas de la hermandad.

-El miércoles hice la misa de salida, la del miércoles es la que siempre dice el obispo y hoy he estado en la de los Ánsares que había oído hablar de ella y tenía ganas de ver el lugar y de vivir lo que aquí sucede con la hermandad.

–¿Conocía El Rocío por Doñana?

-La verdad es que no lo conocía. Tampoco he sido de gran tradición rociera hasta que estuve destinado en Benacazón como párroco pero conociendo el ambiente de las hermandades del Aljarafe sevillano. Pero la parte esta de Doñana no la conocía.

–Es diferente a aquella zona.

-Esto es un marco único. La Virgen siempre sabe donde se aparece porque Ella busca en sus apariciones sus santuarios de peregrinación en donde la devoción a María está unido a un marco maravilloso de naturaleza, de belleza y de estética. Ella quiere siempre hablarnos de su hijo en la creación de hay que se nos presente en estos terrenos para que abramos nuestros oídos para podernos presentar día a día a su hijo.

–¿Es imposible zanjar el debate de El Rocío y la fiesta?

-No está reñida una cosa con la otra. No se concibe una romería sin unos rezos, sin los rosarios, etc... Siempre digo a que toda esta religiosidad popular, que es maravillosa en nuestra tierra. Es como las marismas donde puede haber fango y meterse en él, Pero si andas más adentro encontrará hasta agua clara corriendo. Pues eso mismo sucede en El Rocío y sus hermandades, depende donde te acerques te puedes encontrar fango, que existe porque hay agua. Algunos dicen ¡no creo!, al final está aquí porque está el agua de la bendita Madre de Dios  y unos cristianos y una Iglesia que prepara este santuario de la creación por lo menos para que puedas encontrarte contigo mismo. Por eso hasta el fango está bañado de agua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios