Con Ella por todos los caminos

  • La imagen. Manuel Blanco es uno de los fotógrafos de la provincia de Huelva que mejor conoce El Rocío; desde Punta Umbría ha hecho todos los caminos

Treinta años lleva Manuel Blanco fotografiando los caminos del Rocío. Tres décadas de camino que le hacen conocedor como nadie de la esencia rociera de esta localidad y en las que han pasado por sus cámaras las caras, las luces y las sombras de todo lo que lleva desde Punta Umbría hasta la aldea almonteña.

Este año hará de nuevo el camino del Rocío, con su cámara, flash y todo el equipo y cumplirá treinta años por las arenas que llevan hacia la Blanca Paloma. Treinta años que han dado para mucho, Manuel Blanco, al que todo el mundo llama o Manolo Fortes o Isa Fortes, que así es como se llama su establecimiento, va a hacer treinta años de camino y hace poco lo celebró con una exposición de parte de su extensa obra.

Manuel ha caminado al lado de grandes rocieros con la Hermandad de Punta Umbría, pero también en la de Huelva, con muchas otras de la provincia e incluso con la de Almonte. Por cierto, muy pocas personas saben que es hermano de la Matriz, lo que lleva con gran orgullo y le llena su corazón.

Manuel Blanco ha conocido todos los caminos de la filial puntaumbrieña y de la de Huelva, se sabe cada rincón y cada recoveco desde el que se hacen las mejores fotos y, además, se lo ha enseñado a algún que otro privilegiado.

Lleva toda la vida con la cámara retratando la esencia de esta localidad costera y, como un rociero más, haciendo los caminos.

Este año se decidió por fin a realizar una exposición y tuvo gran éxito de público. Todo el mundo le felicitó y ha sabido a poco, por lo que le han pedido que vuelva a montarla, pero él dice que es "muy cansado". Sin embargo, no puede dejar de reconocer que la experiencia ha sido muy agradable porque todos han visto reflejada la historia de la hermandad y el transcurrir del tiempo en estas imágenes. En ellas hay de todo, los que se fueron los que ya no caminan, los que se mantienen como el primer día y muchos sueños, ilusiones o esperanzas y promesas, algunas cumplidas y otras no. Él ha sabido resumir la devoción rociera, captando instantes irrepetibles de cada edición desde 1982 hasta la actualidad. Ha pasado todos los rocíos, con calor y con lluvia, por eso no le teme a este mes de junio. Precisamente, fotos con la lluvia también hay, "hemos pasado de todo, frío, calor agua abundante, sequía, y de cualquier manera siempre se llega igual a la aldea, ante la Blanca Paloma, con la misma ilusión". Incluso hubo un año que caminó con Huelva y luego se pasó tres días en cama del agotamiento físico que llevaba. Y es que "ahora es muy fácil, pero antes llevaba un maletín metálico con dos juegos de cámaras y dos flashes y aquello pesaba lo increíble y por esas arenas", comenta.

Pero además lleva capturando durante décadas los momentos más relevantes de la vida pública del municipio, como éstos de El Rocío, de manera que su vida ha corrido paralela a los grandes acontecimientos del pueblo.

Ha sido durante muchos años el encargado de anunciar la romería en Punta Umbría con los carteles de la hermandad filial y ha hecho varias veces el cartel de El Rocío de la Hermandad de Huelva. Por supuesto es el primero también en hacer carteles para todas las hermandades, por las que siente pasión. Es un gran colaborador de todas y sus imágenes han ilustrado a la Virgen del Carmen, el Santo Cristo del Mar y la Virgen de los Dolores, San Sebastián y la hermandad de la Cruz o Montemayor. Todo el mundo sabe que es fotógrafo vocacional y eso marca y tiene imágenes de todo lo que ha pasado en Punta Umbría en los últimos cuarenta años y más, porque se ha preocupado de buscar en la historia y conseguir joyas únicas.

Pero él se confiesa un "humilde trabajador", fotógrafo de todo y tiene un archivo espectacular, "es mi propio legado y lo guardo como oro en paño, cada uno tiene su tesoro y mi archivo particular es el mío", asegura. Su familia cree que "trabaja demasiado y nunca le van a agradecer suficiente lo que ha hecho y lo que hace, pero no lo puede evitar", dice su mujer que es quien realmente se llama Isa Fortes, aunque poca gente lo sabe. Una familia que trabaja de manera callada, sin parar y haciendo lo considera que está bien, sin ostentar de nada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios