“A mí lo que me enfada de verdad es que no se respete la caravana”

  • Este rociero confiesa que tiene “el estómago revuelto” hasta que no llega a Jerez

– ¿Cómo asume esta responsabilidad?

– La verdad es que el reto no es nuevo para mí porque el pasado año fui como segundo alcalde de carretas. Este año voy sólo y lo asumo con tranquilidad

– ¿Cuáles son los tragos más duros del camino?

– Sencillamente llevar y traer la hermandad. Es la resonsabilidad más importante y te confieso que uno tiene el estómago revuelto hasta que no dejar la hermandad de nuevo en la ciudad.

– ¿Qué es lo que más teme del camino?

– Lo que más le temo es al calor. Los mulos y los animales sufren mucho y se vienen abajo. Las arenas no me importan y los mulos están muy trabajados este año porque han sido entrenados. Insisto es que el tiempo es lo que me quita el sueño. Las arenas como siempre están malas, con eso se cuenta.

– ¿Y el instante que espera con más ganas?

– El momento más placentero, al menos el pasado año, es la presentación ente la Virgen y la entrada en la casa de hermandad. Y la tranquilidad absoluta llega cuando volvemos a Santo Domingo.

– ¿Qué es lo que más le saca de sus casillas?

– A mí lo que enfada es que no respeten a la caravana; que no sele de la importancia que tiene la carreta del Simpecado y las que van detrás. Respeto que cada uno vaya como considere, pero no dar su sitio a las carretas me molesta y mucho sobre todo cuando los coches se cruzan o cortan la rodá.

– ¿Ser alcalde de carretas condiciona una romería?

– Es como vivir otra romería, no tiene nada que ver. Vas trabajando para la hermandad mientras que para los demás es una historia diferente. Además de tus sentimientos llevas la responsabilidad y de trabajar para que todos vayan bien.

– ¿Hace falta cambiar el camino?

– Hemos intentado reajustar las etapas del camino, es un trabajo que vamos a seguir tras este Rocío. Están mal repartidas las etapas sobre todo en el terreno a recorrer cada día. queremos buscar el equilibrio entre las jornadas pero para ello tenemos que contar con las otras hermandades que van por delante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios