Un nuevo traje para Pentecostés

Comentarios 1

La Virgen del Rocío estrena traje en esta romería, lo hace de una manera muy peculiar, siguiendo el estilo que siempre le ha caracterizado en su vestir. Es un nuevo trabajo que enriquece el magnífico ropero de la Señora.

La tradición marca el vestir de la Virgen según la moda de los Austrias. Entre finales del siglo XVI o principios del XVII, fue vestida de ricas telas, conforme al gusto e ideas estéticas y espirituales de aquel tiempo. Desde entonces la Patrona de Almonte se muestra en su altar o en su paso de palio luciendo traje de gran dama española. El traje experimentó ciertas innovaciones, que con ligeras variantes se ha mantenido hasta la actualidad.

Ahora la Hermandad Matriz ha realizado nuevo traje para la Virgen que lleva el nombre de Pentecostés, por el motivo alegórico central que muestra el manto. El conjunto está realizado con bordados de oro fino, plata y sedas sobre tejido de tisú de plata, ha sido realizado por los talleres de bordados Santa Bárbara de Sevilla, bendecido el pasado 30 de abril. La Virgen lo luce desde el pasado 12 de mayo y lo tendrá durante toda su romería.

Está confeccionado en tisú, realizado expresamente para este trabajo empleándose una pieza de dieciocho metros de largo por uno de anchura, se ha utilizado once kilos de oro fino, según datos facilitados por Juan Ignacio Reales, vicepresidente de la Hermandad Matriz. El manto contiene dieciocho cabezas de querubines y la saya dos, realizados en madera policromada y estofada por el imaginero Navarro Arteaga.

El dibujo sigue los trazos de estilo rocalla, mostrando elementos ornamentales tales como valvas, conchas, elementos vegetales, curvas y contracurvas, con predilección por las formas onduladas, irregulares y asimétricas, así como flores y guirnaldas de tonos ligeros y luminosos que se repiten en todos los elementos que componen el terno. En su ejecución se siguen las técnicas de bordado al realce.

Su forma y dimensión es similar al otro manto de la Virgen, llamado de los apóstoles. En la zona superior, donde se sitúa la toca de sobremanto, muestra una guirnalda con cinta, lazos y distintos tipos de flores realizadas en sedas y giraspes. Consta de un eje central y dos colaterales intermedios. En cada lateral aparece una franja profusamente bordada así como en todo el contorno semicircular. En el eje central aparece en la parte superior la paloma del Espíritu Santo en relieve bordada en material de plata fina por ambas caras rodeada de rayos ejecutados en hojilla de oro. El escudo de la Hermandad Matriz de Almonte figura en el centro del eje y rodeado de rica ornamentación. En la parte inferior del mismo aparece una artística cartela bordada en seda matizada representando la escena de Pentecostés. En los laterales del manto aparecen sendas cartelas una con el lema de Madre de Dios y en la otra Patrona de Almonte, bordadas en giraspe. En las franjas laterales, destacan tres medallones en cada una, en cuyo interior se sitúan parejas de querubines sobre fondos de distintos tipos de puntadas de oro. Una cenefa rodea el manto, realizada en malla sobre la que se colocan diminutas piezas bordadas que se entrelazan y combinando armoniosamente, ejecutadas en su gran mayoría en hojillas y cartulinas. Otras cenéfas realizadas en malla figuran en los contornos de la sobremanga, cuello y túnica del Niño Jesús.

La Virgen del Rocío luce en su paso procesional donde atrae todas las miradas de los peregrinos y este año especialmente por su nuevo traje al que se espera poder ver con la luz del día en su salida en procesión del Lunes de Pentecostés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios