Casas poco aptas para empadronarse

l Atajate es un ejemplo, pero pasa en muchos otros sitios. El INE ya denunció antes de las últimas municipales que había unos cuantos pueblos con incrementos extraños en sus censos de población. Ayer el PP ahondó en la denuncia y mostró a este periódico algunas de las supuestas viviendas donde se han empadronado votantes. Afortunadamente ya no están los tiempos para vivir en estas ruinas inhabitables. Y el problema se agrava cuando aparecen vecinos censados en números de calle que ni siquiera existen. Irregularidades a las que alguien deberá poner coto porque los votantes del pueblo aumentan misteriosamente desde los 120 a los 150 y, claro, a los candidatos que no participan en estos supuestos subterfugios les resulta imposible conseguir los resultados electorales que esperan porque no saben a quién convencer.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios