Antonio Fraguas 'Forges', Humorista gráfico

"Mourinho se ha cargado a la selección española"

  • Casi a las puertas de cumplir sus bodas de oro con el humor gráfico, pasó por 'El País', 'Hermano Lobo', 'Por Favor' y 'El Jueves'.

Comentarios 37

-¿Llamarle a la muerte digna es humor negro?

-La muerte es una de las pocas cosas a la que se le pueden poner toda clase de adjetivos. Casi siempre es un problema, pero muchas veces es una solución. Puede ser una muerte bella, puede ser una muerte terrible. También se puede ser del Barça o del Madrid...

-¿De qué hablarían Guardiola y Mourinho en las Bahamas?

-Mourinho no iría porque para ir a las Bahamas hay que reírse alguna vez. Mourinho es un gran estratego, que es como antiguamente en tiempos de los griegos llamaban a los militares de alta graduación. Él solito se ha cargado a la selección española. Yo soy del Athletic de Bilbao. Siendo madrileño de nacimiento, casado con una cordobesa de Hernani, padre gallego y madre catalana, no tengo más remedio que ser del Athletic.

-¿Alguna vez confundieron a Forges con Borges?

-Borges estaba en Salamanca porque su Universidad lo había hecho doctor honoris causa. Por la noche, en el hotel, al escritor argentino, que ya era muy mayor, le entró un dolor de muelas tremendo. María Kodama llamó a Urgencias y avisaron a un catedrático de Estomatología. El médico le alivió el dolor y cuando Kodama preguntó que cuánto le debía, el doctor sacó un libro mío de dibujos y dijo que se sentía pagado con una firma del autor. Lo bueno es que Borges, con las mismas, firmó como si el libro fuera suyo.

-Fue furriel en la mili...

-La compañía era como una familia. El furriel es el amo de casa de la compañía que vela para que toda la gente coma, pueda dormir y tenga balas para la guerra. También era el detentatario de los permisos y eso era Hollywood. Y el que asignaba los trabajos internos.

-¿De quién se sienten más próximos sus dibujos del periódico, de las esquelas o los crucigramas?

-De los anuncios por palabras, aunque ya no son lo que eran. Había una lingüística inmobiliaria específica. Un piso muy luminoso quería decir que era un bajo; un piso aireado es que sólo tenía dos ventanas; un piso muy soleado quería decir que es una terraza y te ibas a achicharrar. Lo peor de todo es cuando ponía: de diseño. Y peor aún: mejor verlo. Si no me dedicara a esto, igual montaba una agencia de consejero inmobiliario.

-¿Quién le inspiró el Blasillo?

-Se llama Jaime Martínez Muñoz, ya está jubilado y durante muchos años fue delegado sindical de Comisiones Obreras en Radio Televisión Española. Es de un pueblo de Soria, Almazán. Hablaba muy sentenciosamente y llevaba siempre el pelo rapado. Era uno de los chavales a los que conocí en el estudio 3 de Televisión Española en 1964. Jaime estudiaba Periodismo, de noche trabajaba de corrector de estilo en el diario Arriba y de día era técnico de sonido en el Estudio 3. Con otros universitarios que estudiaban entre los informativos.

-¿Es divertida la ciencia?

-Cuando más crisis hay, menos ciencia, pero la única manera de salir de la crisis es la ciencia. Es una entelequia muy complicada.

-¿Usted es de Ciencias?

-Empecé Telecomunicaciones, pero la dejé. También hice Graduado Social e Historia. No acabé ninguna de las tres.

-¿Sus obras incompletas?

-Soy muy incompleto, afortunadamente. Con tan poca base oficial he publicado casi 150 libros. Esa ventaja la tienen sólo los payasos.

-¿Hay sitio para el humor?

-La vida humana es comedia salpicada de momentos de drama y tragedia. En este país mucha gente tiene la virtud de que en los peores momentos saca a flote las mejores virtudes del ser humano. Lo que nos diferencia de los animales es que el ser humano ríe y habla. El complemento de esas dos cosas es el humor. A Pedro Muñoz Seca ante el pelotón de fusilamiento le dijeron si quería decir algo. Dijo: "Podéis quitarme todo menos el miedo".

-No le salvó su ingenio...

-Desde la más remota antigüedad, los humoristas estaban eximidos de algunas responsabilidades. Una eximente que los romanos llamaban animus iocandi: lo que ha hecho, ha dicho o ha escrito fue con el ánimo de hacer reír. A Muñoz Seca lo buscaron por la frase de uno de sus personajes.

-¿Le pilla la ventanilla?

-Ya no hay ventanilla. Está una barra y detrás no hay nadie porque se ha ido a desayunar. Los funcionarios auténticos tienen mis chistes de funcionarios en sus puestos de trabajo. Los funcionarios que salen en mis chistes no los tienen. Se avergüenzan y no se atreven.

-Porque están en los chistes, como se decía de Lepe sin leperos...

-En Francia los leperos son los belgas y en Cataluña, un pueblo del delta del Ebro. Yo estoy autorizado a entrar en Lepe. Hay mucha gente que malinterpreta ese humor que Manolo Summers se llevó primero a Sevilla y después a Madrid.

-¿Le harán doctor honoris causa como a Borges?

-Se va a inaugurar en la Universidad de Alcalá de Henares una cátedra sobre el estudio del Humor. Allí voy a poner en marcha un encuentro anual de Ciudades Peculiares en el que estarán Lepe, Tomelloso y, por supuesto, Bilbao. Un intercambio de chistes, dichos y retruécanos.

-¿Forges y Mingote son las dos Españas del humor?

-Todo lo contrario. Antonio y yo cumplimos años el mismo día. Igual que Cassius Clay y Sofia Loren. Como tiene un hijo médico, Mingote se ha pasado toda la vida robándonos cigarrillos. La cabeza le funciona de maravilla y por fin lo he metido en la informática.

-¿Es un gremio masculino?

-Empieza a haberlas. Conceptualmente son buenísimas. El humor es femenino. Las mujeres se ríen mucho más que los hombres, sobre todo de los hombres. Por eso existe esa complicidad entre los humoristas y las mujeres. Es muy raro que un hombre acuda para que le firmes un libro y si lo hace, entre líneas te está diciendo: "Yo no me río, ¿sabe? Soy un viejo español de los Austrias, quizás el caballero de la mano en el pecho".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios